Parchis
SOLIDARIDAD

Casa Caridad rehabilita un edificio en Valencia para familias sin hogar

Presentación del proyecto de rehabilitación Fénix Sanchis Bergón/Img Casa Caridad

El departamento de Trabajo Social de Casa Caridad será el encargado de seleccionar a las personas que se alojarán en estas viviendas

Jueves, 14 de noviembre de 2019

informaValencia.com.- El edificio de Fénix Sanchis Bergón constará de 8 viviendas, dos por planta, con una capacidad para 38 personas. Las plantas 1, 2 y 3 tendrán dos viviendas cada una. El piso tipo 1 tendrá dispondrá de tres habitaciones, dos cuartos de baño y un salón-cocina. La vivienda tipo 2 tendrá dos habitaciones, un cuarto de baño y un salón-cocina. La planta superior contará con dos viviendas con dos habitaciones, un baño, y un salón-cocina cada una.

Casa Caridad está rehabilitando un edificio ubicado en las inmediaciones del Paseo de la Pechina destinado preferentemente a mujeres y familias con el objetivo de ofrecerles una residencia donde puedan trabajar aspectos relacionales y recuperar habilidades para reintegrarse en la sociedad. De ésta forma, la ONG valenciana da un paso más en su compromiso con la integración de las personas más vulnerables con esta nueva iniciativa que dota a la ciudad de Valencia de ocho viviendas sociales.

El presidente de Casa Caridad, Luis Miralles, ha explicado que “nuestra experiencia con las personas en situación de sin hogar nos ha permitido adaptar las instalaciones, el personal y la metodología de trabajo a las necesidades de cada momento. Este proyecto surge por los informes del Departamento de Trabajo Social de dar respuesta a una demanda de vivienda social para las personas alojadas en los centros de primera estancia como los albergues”.

Miralles ha presentado el proyecto esta mañana acompañado por la gerente, Guadalupe Ferrer, y la responsable de Trabajo Social del Multicentro de Benicalap, Cristina Sánchez. El presidente de la Asociación ha indicado que “la dificultad de encontrar empleo estable, la escasez de vivienda social, la dificultad de acceso al mercado inmobiliario o la propia situación de las personas en riesgo de exclusión hacen necesario este tipo de viviendas supervisadas que reproduzca las condiciones de un hogar como el paso final para recuperar la autonomía, favorecer la normalización y no depender de servicios como el nuestro”.

“Esta coyuntura se ha unido a las nuevas líneas de trabajo desarrolladas por Casa Caridad en las que se apuesta por las viviendas supervisadas que impulsen la autonomía de las personas. En 2018, pusimos en marcha el proyecto piloto Fénix ubicado en Benicalap con un piso para cuatro personas. Con Fénix Sanchis Bergón damos un salto hacia adelante en nuestra responsabilidad de encontrar una solución integral a los usuarios de Casa Caridad”, ha añadido Miralles.

Confort de hogar

El proyecto Fénix Sanchis Bergón tiene un presupuesto para la reforma del edificio de 785.000 euros y está previsto que las obras finalicen en el segundo trimestre de 2020. El presidente de Casa Caridad ha agradecido «el apoyo de socios, donantes y entidades colaboradoras que con su compromiso contribuyen al día a día de la entidad, y que hacen posible poner en marcha iniciativas como Fénix Sanchis Bergón».

El departamento de Trabajo Social de Casa Caridad será el encargado de seleccionar a las personas que se alojarán en estas viviendas que previamente hayan pasado por alguno de los recursos de la Asociación. Estas viviendas están destinadas prioritariamente a mujeres y familias con hijos que, por razones coyunturales de índole social, económica o psicosocial carecen de domicilio de manera temporal.

Cada vez son más mujeres, que pueden llegar solas o acompañadas de sus parejas e hijos, que necesitan de los servicios de Casa Caridad. La población femenina en situación de sin hogar está en una condición de mayor precariedad. “Las mujeres tienen más riesgo de vulnerabilidad mental y física, los recursos sociales existentes no responden bien a sus necesidades y existen menos alojamientos específicos para ellas”, ha apuntado la responsable de Trabajo Social.

Según los datos de la ONG, el 41 por ciento de las personas alojadas en los albergues son mujeres, 10 puntos más que en 2008, y las usuarias del comedor representan 1 de cada 3 personas que cada día acuden a Casa Caridad mientras que en 2008 eran 1 de cada 10. Además, el último informe AROPE refleja que el 32,2 por ciento de las mujeres en la Comunidad Valenciana están en riesgo de pobreza.

El plan de las personas que se alojen en estas viviendas, que las ocuparán de forma temporal, es adquirir destrezas para las actividades de la vida diaria en un domicilio independiente, así como trabajar las habilidades personales y de convivencia con el grupo, supervisados por un trabajador social. Además, tendrán que administrarse económicamente y fomentar la relación con su entorno y comunidad.

«El objetivo de esta iniciativa es que las personas permanezcan el tiempo necesario para recuperar su autonomía y puedan independizarse alquilando una vivienda o habitación», ha apuntado Cristina Sánchez.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario