Opinión

Hace 30 años

Img. A G-T P

Antonio Gil-Terrón Puchades

08-11-2019

Este fin de semana se cumplen 30 años de la caída del muro de Berlín y tras él, en cadena, el derrumbe y desintegración de la URSS; la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

Durante 28 años el muro de Berlín impidió la salida de todos aquellos que querían escapar del “Paraíso Socialista”. Teóricamente, el muro fue levantado, por el gobierno títere de la Unión Soviética, «para proteger a su población de elementos fascistas que conspiraban para evitar «la voluntad popular» de construir un estado “socialista y de progreso” en Alemania del Este».

Sin embargo, el “teórico muro defensivo contra el fascismo” lo que realmente hizo es convertir a la Alemania comunista del Este, en una gigantesca prisión. La comunista República “Democrática” Alemana, denominaba al muro, así como a las fronteras que la separaban de la democrática República Federal Alemana, como: «Muros de protección antifascista».

Durante la existencia del muro se contabilizaron unas 5.000 fugas a Berlín Occidental. 192 personas murieron por disparos al intentar cruzarlo y otras 200 resultaron gravemente heridas. El primer mártir de la libertad fue Peter Fechter, un obrero de la construcción alemán, de 18 años de edad, abatido por la policía comunista, cuando intentaba cruzar el muro junto a su compañero Helmut Kulbeik, el cual sí consiguió su objetivo; sin embargo, Fechter fue tiroteado y se le dejó morir desangrado, clavado en los alambres de espino, a la vista de los medios de prensa occidentales, el 17 de agosto de 1962.

El Muro de Berlín cayó en la noche del jueves, 9 de noviembre de 1989, al viernes, 10 de noviembre de 1989, derribado por el pueblo berlinés, ante la mirada asustada de los guardias soviéticos; mala conciencia tendrían.

Pero, ¿quiénes eran “esos” agresivos fascistas que sirvieron como excusa para la construcción del muro? Pues los fascistas eran: La Comunidad Económica Europea [Francia, Italia, Alemania Occidental, Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo], junto a EEUU y Gran Bretaña.

Y es que para los comunistas, los fascistas son todos aquellos que no piensan como ellos. Está afirmación que a algunos les podría parecer fuerte y exagerada, es una realidad refrendada por la prensa escrita de los años 60, y fácilmente comprobable en las hemerotecas.

Aún hoy en día, es fácilmente verificable, cuando leemos lo que opina Fidel Castro sobre el demócrata Presidente de los Estados Unidos: “Barack Obama es fascista por necesidad”. A más a más, cuando la OTAN decide apoyar al indignado pueblo libio en su intento por derrocar la dictadura del déspota coronel Gadafi, a Fidel Castro le faltó tiempo para tachar de fascistas a los países miembros de la OTAN.

De Kim Jong-un, actual dictador de la Dinastía Comunista Hereditaria de Corea del Norte, tampoco se queda mudo a la hora de tachar de fascista a todo aquel que no sea comunista, al tiempo que ordena y establece hasta como se tienen que cortar el pelo y peinar sus súbditos.

NOTA: La imagen pertenece al Muro de Berlín cuando éste aún era “La puerta al Paraíso Socialista”. De Berlín al Cielo, gritan las tumbas de aquellos que buscaron la libertad tras el muro, aun sabiendo que el precio que podían pagar era la de su propia muerte. Ellos con su sangre corrigieron y reescribieron la frase de Jean Jacques Rousseau:

«Pueblos libres, recordad esta máxima: Se puede adquirir la libertad, pero nunca se recupera una vez que se pierde». Una frase que no deberíamos olvidar.

NOTA.- Un video montaje de 10 minutos, con música de Pink Floyd y escenas de la pelícla «El muro», que vale la pena ver hasta el final.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario