Opinión

Lo siniestro

Sánchez demostró una vez más su falta de preparación para el diálogo del que tanto presume/Img. Rtve

Francisco Mares

06-11-2019

Dicen que lo siniestro es lo no recto o no diestro: lo que se desvía del camino torcido hacia la izquierda. Según Freud lo siniestro es algo familiar que resulta extraño. En el imaginario audiovisual infantil la imagen de esta doble cara es la del barón Ashler de la serie de animación Mazinger Z.

En el imaginario adulto con edad para votar, lo siniestro está en la política de España donde hay un partido que, con una psicología que da miedo, juega a dos, tres y cuantas bandas hagan falta. Se llama Psoe a nivel estatal y su color es el rojo o el azul según convenga. Con su afición por el travestismo y lo teatrero, es capaz de ser el único de reflejar en sus siglas, incluso a la hora de ir a las urnas, la denominación de País Valenciano que incluso EUPV evita en la papeleta. También se llama Psc en Cataluña, PSE EE (Partido Socialista de Euskadi Euskadiko Eskerra) y cuantas caras, discursos y nacionalidades hagan falta con la Constitución por bandera.

En 1982 el Psoe alcanzó el poder e inmediatamente abusó. La guerra sucia contra ETA financiada con dinero público, ha sido ya contada en los medios pero merece la pena recordar esta memoria histórica.
El 4 de diciembre de 1983 Segundo Marey, ciudadano francés , fue secuestrado por un grupo de mercenarios contratados con nuestro dinero público por el Ministerio de Interior.

Marey fue confundido con un etarra pero Marey no era sino un hijo de un socialista exiliado en Hendaya tras la guerra civil. Marey y su esposa fueron rociados con gases lacrimógenos y golpeados. Que lejos quedaba aún la violencia de género… No tanto el gas butano y las puertas giratorias…
Marey fue secuestrado y cuando sus verdugos se dieron cuenta del error le dieron de propina una nota advirtiendo la intención de seguir respondiendo con acciones armadas a cada atentado de ETA.

La acción fue reivindicada por los GAL, un colectivo de extrema derecha que actuó impunemente cometiendo 27 atentados de los cuales 9 fueron contra gente que nada tenía que ver con el terrorismo. Los GAL justificaban su impunidad con los presupuestos del nacional catolicismo del diente por diente o del tanto monta monta tanto, diciendo que Francia acogía impunemente al terrorismo proviniente de España. Eso sí:la financiación era de sufragio universal.

La investigación por el rey de los jueces, Baltasar Garzón ( reconocido socialista inhabilitado presuntamente por la extrema derecha tras meter los hocicos en la memoria histórica y en la dictadura que acabó con Allende) probaba que tras los GAL, se encubría una red parapolicial organizada por el Ministerio de Interior durante los gobiernos del Psoe. No se supo nunca quién fue el siniestro señor X, cuyo perfil fue acusado de mover los hilos de lo siniestro. A Garzón se le impuso la tesis de que el postfranquismo truncó su carrera.Toda una autoridad del poder judicial fue derrocada sin paliativos.  Nada pudo hacer por él su partido, que logró el poder contra la represión y en favor de las libertades y realizó las acciones más anticonstitucionales de nuestra democracia, exterminando en sus filas a los militantes más torcidos hacia la izquierda.

Cuando murió ‘el dictador’ (como lo llaman desde las filas socialistas) otro eufemismo, el de un tal Isidoro, se impuso anulando el marxismo y los espíritus libres en Suresnes. Tras desaparecer toda sombra de oposición a raíz del capítulo de los GAL, tiempo después otro Suresnes en Xirivella, fraguaría el último asalto al poder de un socialismo que en sus horas más bajas, remontó el sorpaso de Podemos con una sarta de traiciones y enredos en la línea del mejor teatro del siglo de oro auspiciado por satélites compromisarios.

En el caso de Marey las condenas probaron la culpabilidad de los políticos socialistas pero las cumplieron miembros inferiores de la cadena de mando que tuvieron que morderse la lengua e irse a cultivar gardenias por el bien de sus familias, no residentes en yates ni de vacaciones en el mar.
Este modus operandi no era casual sino reincidencia de sistema. El 15 de octubre de 1983, Lasa y Zabala, 18 años recién cumplidos, fueron secuestrados y después torturados y enterrados a cal viva.

Cambiando de tercio, el tercer gobierno del Psoe, empezando la década de los 90, promocionó la campaña «Póntelo, Pónselo». El Psoe defendió desde la transición del 78 el destape y la liberación del sexo en la mujer. Por el cambio, el Psoe abandera ahora la lucha por la libertad sexual que ha pasado de defender los preservativos en los colegios a proponer, por electoralismo, las leyes más duras de Europa en abuso y agresión sexual. El Psoe ha eliminado a los cerebros más sesudos de la izquierda para identificar la izquierda con abogar por el matrimonio gay y preservar, ya sin preservativos, el recato en la mujer.

No acaba ahí la relación del Psoe con lo siniestro, pues la llegada al poder del presidente ZP, que comía nueces y corría al amanecer como Nelson Mandela (toda una cabronada para los madrugadores guardaespaldas), se produjo muy vinculada a otra explosión o golpe de efecto, los atentados del 11 M.

Y, como se ha dicho, tras el «suresnes de alquería», el último presidente socialista que logró la investidura lo fue con una moción de censura sin precedentes, auspiciada gracias al partido que emergió de otro caso similar al 11 M. El 15 M socavó décadas de consistorio del PP en Valencia, como antes se hizo a nivel estatal y lo hizo con una estrategia de acoso y derribo que justificaba su escrache con la defensa de la libertad de expresión frente al consistorio municipal y más veladamente frente a la casa de su máxima representante.

La fiesta que ahora tanto se persigue fue el motor del cambio mediante acampadas y festivales al aire libre sin fecha de clausura . El dispositivo de la noche de Halloween del pasado 1 de noviembre fue el más represivo de la historia en Valencia. Mientras en Cataluña se tolera el desorden en las demás nacionalidades y regiones de España, se concentra la represión en los jóvenes que de marcha en marcha y acampada tras acampada dieron el poder a los que ahora les reprimen.

En el debate previo a las elecciones, el presidente en funciones demostró una vez más su falta de preparación para el diálogo del que tanto presume. Su lenguaje fue no verbal y se basó en una teatralidad entre lo patético y lo gracioso para conmover con una serie de tics y carantoñas de machucho sin recursos. Su ‘actuación’ fue la propia de un partido que engaña y utiliza a la gente y especialmente a los colectivos más débiles históricamente. Diguem No (es no) al Psoe – Pspv-PSC-PSE EE y a todas sus caras.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario