Actualidad Religión

Sánchez quiere “denunciar” los acuerdos entre la Santa Sede y España

Img. facebook A G-T P

Es la tercera vez que el PSOE realiza una advertencia similar sobre la renegociación de los acuerdos

Domingo, 03 de noviembre de 2019

Antonio Casañ.- Los acuerdos Iglesia – Estado son una serie de documentos firmados por la Santa Sede y el gobierno español para determinar el funcionamiento, los derechos y los deberes de la Iglesia en España. La última renovación se realizó en 1979, cuando España entró en la democracia, respetando la Constitución de 1978, el principio de igualdad y buscando una Iglesia cada día más independiente y libre.

El PSOE incluye en su programa electoral de cara a las elecciones generales del 10 de noviembre, que denunciará los acuerdos con la Santa Sede Un primer paso con el que pretenden impulsar una relación «moderna» con la Iglesia. Se trata de la tercera ocasión en la que el partido socialista amenaza con renegociar los acuerdos con el Vaticano, aunque nunca se ha llegado a cumplir. En este punto del programa, aseguran que si gobiernan, crearán una nueva relación «moderna» y un acuerdo «basado en el principio de laicidad».

No es la primera vez que el partido socialista amenaza con renegociar los acuerdos con el Vaticano según informa la página web de la cadena Cope. Es ya la tercera ocasión, aunque nunca se ha llegado a cumplir. En este punto del programa, aseguran que si gobiernan, crearán una nueva relación «moderna» y un acuerdo «basado en el principio de laicidad».

Catedral de Valencia./Img. Inma Miñana

En España, desde 2007 no existe ninguna asignación en los Presupuestos Generales del Estado para la iglesia católica y tampoco con ningún otro mecanismo. En muchos países europeos existen grandes cantidades de asignación directa para la Iglesia. La Iglesia está recibiendo lo que los contribuyentes deciden al marcar libremente la casilla de la Iglesia en su declaración de la renta.

De todos los países europeos, la relación entre el Estado español y la Iglesia católica es la más sana, plural y respetuosa de todas. En Italia, de todos aquellos que no marcan ninguna opción, el dinero se reparto proporcionalmente entre todas las confesiones religiosas. En España, de aquellos que no marcan la casilla, ningún dinero va para la Iglesia.

En Francia por ejemplo, país adalid del laicismo, desde la Revolución Francesa los edificios religiosos pertenecen al Estado, pero es el propio Estado el único responsable de conservarlos, restaurarlos y mantenerlos, aunque el uso es para la Iglesia católica. No sucede eso en España que, aunque existe colaboración de las administraciones públicas en la conservación del patrimonio, –algo que acabamos de comprobar que no se cumple en Valencia con la negativa de la Generalitat a acometer las urgentes reformas de la Catedral–, sin embargo, la Iglesia es la que está saliendo al frente tanto económicamente como en la gestión de la conservación.

Nada de privilegios, por tanto. Por mucho que se empeñen, hoy por hoy, no rigen los Acuerdos Iglesia-Estado firmados en 1979 para ningún aspecto ni ámbito. La Iglesia se rige y está obligada por la Ley de Mecenazgo de 2002 exactamente igual que otras tantas instituciones, fundaciones o asociaciones. Entre ellas, todas las ONG. El Estado considera que todas ellas suponen un gran beneficio social.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario