VALENCIA CF 100

Llamamiento del Valencia a su afición para hacer piña ante el Lille

Img. VCF

Este martes, en la cuarta jornada de la fase de grupos de la Champions, desde las 19.30 horas para recibir al equipo

Domingo, 03 de noviembre de 2019

Antonio Silvestre.- La Champions vuelve este martes día 5 a Mestalla (21’00 horas) con el encuentro del Valencia frente al LOSC Lille, en la 4ª jornada de la fase de grupos y en partido clave para seguir peleando por un billete para los octavos de final de la máxima competición continental.

El equipo de Celades, tercero con 4 puntos en el Grupo H, necesita una victoria ante el cuadro francés para llegar a los 7 puntos y esperar el desenlace del Chelsea – Ajax que se juega en Stamford Bridge, puesto que tanto ingleses como holandeses, 1º y 2º respectivamente, cuentan con dos victorias cada uno y alcanzan ya los 6 puntos.

Esta fase de grupos se cerrará para el Valencia en Mestalla el próximo 27 de este mes, en enfrentamiento que puede resultar decisivo ante el conjunto de Frank Lampard. Quedará para la última jornada del 10 de diciembre la vista al Johan Cruyff Arena de Amsterdam para jugar ante el Ajax, en el que puede ser el partido más complicado de esta primera ronda.

Y hace bien el club en lanzar un mensaje demandando el apoyo de los aficionados. Ganar al Lille significa continuar manteniendo todas las opciones de pasar a octavos de final, una cuestión que, además del prestigio deportivo, conlleva una importante cantidad de ingresos, en concreto, 2’5 millones por la victoria, lo que haría una cifra de 29 millones que ya llevaría acumulados el Valencia (antes del partido son 26’5) por la clasificación, la victoria ante el Chelsea y el empate en terreno galo, más otros 9,5 sólo por llegar a octavos, es decir un total de 38’5 millones por llegar a la siguiente ronda.

La grada ha de ser decisiva

Por eso y por los méritos contraídos por el equipo, futbolistas y entrenador, en lo que va de campaña, la grada y sobre todo el sector más beligerante, tienen que olvidarse del mal rollo que viene generando en Mestalla en los últimos encuentros y cambiar el chip para llevar al equipo en volandas. Lo decía Celades el otro día: «No tenemos el mejor ambiente para jugar en Mestalla»

Porque no se deben llevar a engaño. Albert Celades, desde que ha llegado al banquillo no ha hecho más que apagar fuegos, sin una sola queja y utilizando a todos los jugadores, a los que está sacando su mejor rendimiento. El equipo juega cada cuatro días y en la mayoría de los compromisos, sin poder contar con jugadores importantes lesionados, que en los casos de Soler, Kondogbia, Coquelin y Rodrigo afectan además al planteamiento táctico.

Es lógico que con este ritmo de competición al máximo nivel de exigencia haya momentos buenos y malos, ocurre en todos los grandes clubes y en nuestra liga tenemos los mejores ejemplos, pero el juego del Valencia, mucho más flexible y de alternativas según rival y resultado que el de las últimas temporadas, no depende en absoluto del acierto de cara a puerta, como se justificaba siempre antes.

Tampoco es responsabilidad del técnico catalán la falta de concentración en momentos determinados de sus jugadores, acciones imperdonables en futbolistas de este nivel, como expulsiones o penalties absurdos cometidos. Y lo que es una realidad incontestable: en la jornada 12º de LaLiga y en la 4ª de Champions, el Valencia tiene bastante mejores números que la temporada anterior, con el primer objetivo de clasificación Champions a la vista, mal que les pese a los que aseguran que nos encontramos en las catacumbas, «en caída libre» o los de «Mestalla no perdona» y cosas así.

Buena iniciativa pues la del club, de pedir el apoyo incondicional de sus seguidores, desde el recibimiento en la Avenida de Suecia hasta el pitido final del árbitro ruso Sergei Karasev, designado por la UEFA para dirigir el partido entre el Valencia y el Lille.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario