Parchis
Opinión

Butanito la monta de nuevo

José María García./Img. YouTube

Vicente Torres

31-10-2019

Antes de pasar a la burrada de José María García conviene atender primero al contexto. Se trata de una persona cuya herramienta de trabajo es la palabra, a lo que cabe añadir que se le puede considerar como la estrella de ‘El dardo en la palabra’, de Fernando Lázaro Carreter, por la cantidad de veces que aparece.

Es decir, un señor que se sirve de la palabra es citado continuamente en un libro dedicado a criticar el mal uso de la palabra.

Su engreimiento es palpable y tampoco lo oculta, seguramente es fruto del gran éxito que tuvo con su programa de radio, éxito que bien pudo deberse a las escandaleras que montaba y a su estilo ‘siete machos’. Su voz atiplada y chillona le permitía eso. Las masas tienen tendencia a seguir a los que parece que sean algo. No le pasa solo a él.

Ahora bien, ser engreído y tener éxito no son sinónimos de tener talento, como he dejado claro al principio y lo prueba su última parida: «El fútbol femenino es una mentira». Hay que ser burro para decir eso.

El que es una mentira es el fútbol masculino, que mueve muchos millones, que nos cuesta caro incluso a los que no queremos saber nada con él, al que se le permiten infracciones urbanísticas y recibe tratos de favor y produce tipos tan lamentables como Guardiola y otros.

Si a las mujeres les gusta jugar al fútbol, ¿por qué no han de poder? De momento, ese fútbol es más limpio que el masculino, porque no ha hecho tanto daño.

El fútbol es un deporte asociativo, que requiere disciplina táctica, estratégica, picardía, destreza y otras cualidades que no faltan en el sexo femenino. Si además disfrutan jugando, las sandeces sobran.

De momento, al fútbol femenino todavía se le puede considerar deporte, el masculino, con los millones que mueve, ya no lo es.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario