Parchis
Opinión

El nuevo reto que se plantea Sánchez

Miguel Iceta
Miquel Iceta, PSC

Vicente Torres

16-10-2019

Hay que reconocer que Pedro Sánchez, el presidente del gobierno en funciones, consigue todo lo que se propone, tal es así que ahora ha emprendido algo que hasta el momento es tenido por imposible.

Quería ser doctor y lo consiguió, mediante la ayuda, digamos que divina. Unos diosecillos socialistas le echaron una mano, y otros quizá no eran socialistas, sino solo simpatizantes, hicieron la vista gorda.

Quería escribir un libro y lo logró. Esta vez la ayuda procedió del sector femenino de las divinidades. Un sector femenino al que se le fue la mano en algunos puntos, en su afán por hacer florituras.

Quería ser presidente del gobierno y también se salió con la suya. Pero esta vez no fue con la ayuda divina, sino con todos los demonios del averno, a cual más tenebroso y ruin. Y es que para Sánchez, es evidente, rige la máxima que dice que hay que tener amigos hasta en el infierno. Recurrió a ellos porque quería ser presidente del gobierno a toda costa y a los demás que nos den. No está demostrado que todos los votantes socialistas hayan aceptado bien esta afrenta.

El que ahora se propone es un reto más difícil todavía, nada menos que desmentir ese axioma de Abraham Lincoln que dice que se puede engañar a uno todo el tiempo, se puede engañar a todos una vez, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo. Pues este es el reto que se ha planteado nuestro ilusionado presidente del gobierno en funciones, el de engañar a todos todo el tiempo. La mayor dificultad del empeño proviene del PSC, el cáncer del PSOE, por cuya culpa buena parte de los votantes del PSOE están sufriendo una afrenta con los disturbios de Cataluña que no está claro que vayan a perdonar. Cataluña, que fue un vivero de votos para Zapatero, puede ser la tumba política de Sánchez.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario