Anil Murthy: ‘El Valencia no está en venta por mucho que se intente desprestigiar a la propiedad’

Anil Murthy, presidente del Valencia CF

El presidente del Valencia profundiza con claridad y contundencia sobre todos los asuntos polémicos que han generado la campaña de desprestigio contra Peter Lim

Martes, 15 de octubre de 2019

Antonio Casañ.- “El Valencia no está a la venta, lo confirmo categóricamente. Peter Lim compró más del 80 por ciento de las acciones del Valencia, un club que había vivido en una creciente inestabilidad hasta ese momento. No era una decisión para ganar dinero, es casi imposible en el fútbol y, además, él ya tiene mucho. Tampoco es un capricho momentáneo, al contrario, es una idea a largo plazo. La actual situación accionarial no es una imposición, es simplemente la realidad que existe y que hay que asumir para poder avanzar, trabajando juntos. Solo queremos que el Valencia crezca a largo plazo”.

El presidente del Valencia salió ayer al paso de todas las cuestiones que desde la destitución de Marcelino han provocado una dura e intensa campaña contra la propiedad, orquestada desde los medios de comunicación afines al exentrenador y a director general, Mateu Alemany. Desde la propia plataforma del club, VCFMedia, Anil Murthy afrontó con una argumentación meridiana (pese a quién le pese) todas las cuestiones relacionadas con los recientes ataques al proyecto implantado en la entidad desde la compra por Meriton.

“En cinco años hemos inyectado capital, se ha controlado la deuda y se cumple con todos los compromisos, hemos dejado de perder dinero, evitado amenazas financieras y legales y, deportivamente, hemos vuelto a ganar títulos y a estar tres años jugando la Champions League. Estoy convencido de que estamos muy cerca de que el nuevo estadio, un proyecto que nació mal planificado, pueda por fin ser una realidad que nos ayude a equilibrar las cuentas. Lim está ilusionado con el futuro del Valencia CF. Es cierto que debemos explicar más y mejor esta realidad, lo hablé el otro día con el presidente de la Agrupació y vamos a ser más cuidadosos con ello”.

Al respecto y en referencia a los ataques a la gestión, Anil Murthy, huyendo de consideraciones más o menos románticas, aclaró con la contundencia y visión empresarial que se debe tener en este sentido que “la mayoría de los aficionados, como en todos los clubes, elogia las buenas decisiones y se enfada con las que no considera acertadas, en especial cuando los resultados no son buenos. Pero aquí hablamos de otra cosa, que todos debemos tener claro que hay sectores minoritarios que, se haga lo que se haga, tienen como objetivo interesado, en ocasiones personal, que yo mismo o Peter Lim, incluso, devolvamos el club a su estado anterior, en el que mandaban e influían”, explicó dejando después muy claro el asunto: “Debe saber todo el mundo que eso no va a pasar, el Valencia CF no está en venta y lo que queremos es que funcione entre los mejores, de un modo sostenible, gracias a los recursos que genere. Ni ultras nostálgicos, ni algún antiguo dirigente incapaz de evitar que el club no pudiera afrontar sus deudas ni ninguna otra persona con influencia perdida van a lograr su objetivo de presionarnos. Todos los dirigentes reciben críticas y las respetamos pero, en cambio, vamos a ser muy firmes contra el acoso y, mucho menos, las amenazas. Es una forma más de violencia y no son tolerables, deberán responder por ello”, destacó el presidente.

Marcelino

Sobre el despido del técnico asturiano, el presidente explicó lo que es una realidad de hemeroteca: “Hubo una pérdida de confianza con su papel en el modelo de club que la propiedad tiene a largo plazo. En verano se fue dando un distanciamiento entre las decisiones del club y el papel decisivo, de muchísima influencia, que Marcelino exigía en la política de fichajes, además con una presión pública que puso las cosas todavía más difíciles. El club le había apoyado en todo, en todo, incluidas sus decisiones sobre el mercado. Incluso en el peor momento deportivo, en enero, fue Peter Lim quien decidió finalmente seguir apoyándole. Este verano, sin embargo, era inaceptable el desafío y una discrepancia individual constante hacia ese modelo de club y que no iba a parar. Su proyecto era distinto al del propietario”.

Un proyecto que Lim no ha variado ni un ápice desde su llegada al Valencia, aunque algunos quieran vender otra cosa a los aficionados. Murthy reconoció la mala comunicación del club en este y en casi todos los asuntos que afectan a la realidad del día a día. “Fue una decisión dolorosa, que es cierto que debimos explicar mejor, un error que vamos a mejorar. A veces las decisiones importantes son difíciles de comprender en el corto plazo. Ahora todo el mundo está viendo que nuestra intención es seguir creciendo, con otro entrenador, Albert Celades, pero con la misma ambición”, reconoció el presidente.

La comunicación, un problema

Respecto a la escasa comunicación y al hermetismo en relación con la actualidad del club, Murthy también reconoció que tiene un déficit importante: “Creo que es nuestra responsabilidad empatizar más y mejor, yo el primero, con nuestros aficionados y creo que la inmensa mayoría valora que la actual propiedad solo busca lo mejor para el Valencia. Puede acertar y cometer errores, pero siempre desde el objetivo de disfrutar de un club de nuevo entre los mejores”. Y añadió que “sé que la ilusión por este proyecto es fuerte y un último ejemplo que lo refleja es cómo se agotaron en pocas horas todas las entradas para la zona valencianista el próximo sábado en el estadio del Atlético. A la afición lo que debemos hacer mejor es darles las gracias por ese apoyo”.

La afirmación de Marcelino en la rueda de prensa de su despedida sobre la petición de tirar la Copa, fue fácilmente desmontada por Murthy, simplemente desde el sentido común: “Esa pérdida de confianza por las diferencias sobre el modelo de club del máximo accionista nada tiene que ver con competir y ganar un título oficial, nunca renunciaríamos a eso. ¿Cómo no va a querer Lim ganar un título? Millones de personas de todo el mundo vieron al Valencia ganar una final al Barça de Messi. ¿Hay mejor promoción de la marca Valencia que eso? Volver a ganar títulos es uno de los objetivos básicos por los que estamos aquí. He felicitado a Marcelino por el de Copa y las clasificaciones para Champions y lo vuelvo a hacer. Una cosa no quita la otra”, relató con elegancia.

Y respecto al momento de a temporada elegido para despedir al entrenador anterior, el presidente del Valencia también fue claro: “Porque, como digo, está claro que no era una cuestión de desconfianza por resultados concretos sino por algo mucho más importante, ese gran distanciamiento con el modelo de club de futuro, él había querido hasta el cierre de mercado confeccionar una plantilla diferente. Desde la premisa de ser competitivos, la idea de la propiedad es la de una plantilla con jugadores jóvenes, con una parte importante de la Academia, y solo algunos fichajes estratégicos, como los Rodrigo, André Gomes, Cancelo, Guedes o el propio Maxi. En los dos últimos años, la edad media del equipo había ido creciendo y, sin embargo, Ferran o Kang In están demostrando, pese a ser jugadores con mucho margen de mejora, que merecían una mayor apuesta, que podían ayudar mucho más dentro de la plantilla que dejándoles fuera”, explicó Murthy.

El presidente insistió en las líneas básicas del proyecto de futuro de Peter Lim desde su llegada: “Además del nuevo estadio para obtener mayores ingresos y una mejor experiencia para el aficionado, para la sostenibilidad económica y deportiva es vital que la Academia sea la base del proyecto. Tenemos jugadores jóvenes en el equipo que van a ser muy importantes en el Valencia, como Soler, Ferran o Kang In, estoy convencido de que todos ellos renovarán más de una vez sus contratos. De todas formas, también debemos trabajar en que también haya muy buenos por detrás. Hay que seguir modernizando la Academia e invertir cada vez más en ella”, recalcó Murthy.

Albert Celades

“Debo agradecer al entrenador y al equipo, con el que hablo de modo habitual, en especial con los capitanes, su profesionalidad para adaptarse al cambio en el banquillo con un rendimiento competitivo”, prosiguió, para acabar comentando en este sentido otra de las realidades que algunos niegan: “Nunca es fácil cambiar a un nuevo entrenador y adaptarse a una nueva forma de jugar y ellos lo han hecho rápidamente y es mutuo. Por eso el rendimiento deportivo está siendo bueno. Pienso que Celades es inteligente, tiene personalidad y ambición, una idea de fútbol y de confianza en los jóvenes. Eso nos gusta mucho. Ha encajado bien entre los jugadores. Al final el objetivo de todos, también de la propiedad, es el mismo. Veo bien al equipo, seguro que habrá baches y momentos difíciles, como hubo el año pasado, pero soy muy optimista. Estamos a dos puntos de Champions y con opciones intactas de avanzar en la fase de grupos. El equipo y el entrenador se merecen el apoyo de todos, en especial en Mestalla, hay que ayudar a que vuelva a ser un fortín”.

Alemany

Y llegó el turno de Alemany. Y de nuevo, el mandatario valencianista fue claro: “El proyecto es el mismo pero en todos los clubes siempre se dan cambios. En el caso de Mateu Alemany, desde el verano y, especialmente tras el cambio de Marcelino, no tiene claro su encaje en este proyecto, nos hace ver que la situación es diferente para él y que valora marcharse. También hay que poner en valor todo su trabajo por el club, cuyos intereses siempre ha defendido en público. Hay que hablar y ver qué sucede”.

La parte final de sus declaraciones fueron las relativas al gesto hacia los aficionados. “Mi única intención era buscar calma y que todos nos centráramos en el equipo, eran unos momentos de mucho estrés, mi familia y yo estábamos recibiendo amenazas muy, muy graves”,señaló Murthy, que añadió sus disculpas a la grada: “Lamento todo lo que pasó con esos gestos y no se van a volver a repetir. Todos debemos respetarnos y cuidar siempre la buena imagen del club, yo el primero”, reconoció.

Con respecto al tema del cáncer infantil (la rabieta infantil de Cañizares en un asunto tan delicado y doloroso, añadimos), el presidente explicó el prolongado trabajo de la Fundación en ese y otros temas sociales y tras argumentar el retraso que provocó la reacción del exportero, conluyó que “por supuesto, vamos a seguir trabajando con nuestra Fundación, en proyectos de ayuda a la infancia, entre ellos contra el cáncer infantil”.

 

 

print

Se el primero en comentar on "Anil Murthy: ‘El Valencia no está en venta por mucho que se intente desprestigiar a la propiedad’"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*