Parchis
TOROS

Mariano de la Viña: el toro le arrancó la femoral y entró en situación cataclísmica

El torero permance inerte sobre el albero mientras el toro lo cornea/Img twitter

El estremecedor parte médico del doctor de la enfermería de la plaza especifica que el torero sufre dos heridas por asta de toro y traumatismo craneoencefálico, con pronóstico muy grave

Lunes, 14 de octubre de 2019

M.Cañardo.- El banderillero Mariano de la Viña, según firma el doctor Carlos Val-Carreres, Cirujano-jefe de la enfermería de la plaza de toros de Zaragoza, presenta dos heridas por asta de toro y traumatismo craneoencefálico.

Una herida por asta de toro a nivel de triángulo Scarpa derecho con orificio de entrada de 12 centímetros y dos trayectorias, una ascendente de 27 centímetros que arranca la arteria femoral superficial y rompe en su porción distal la arteria iliaca interna. Con rotura de los músculos sartorio y adductor mediano penetrando en espacio retroperitoneal.

Una segunda herida por asta de toro a nivel de la región glútea izquierda con orificio de entrada de 8 centímetros y trayectoria hacia delante de 22 centímetros que penetra por la escotadura ciática alcanzando el espacio situado entre recto y vejiga tras arrancar la arteria iliaca interna izquierda en su origen.

Traumatismo craneoencefálico pendiente de diagnóstico por la imagen. El herido ingresa en la enfermería en situación cataclísmica, inconsciente, con una hemorragia de gran intensidad. Pronóstico muy grave que le impide continuar la lidia.

El percance

Hay que recordar que el torero albaceteño Mariano de la Viña,  de 51 años y que celebraba precisamente este domingo su cumpleaños, subalterno del maestro Enrique Ponce, actuaba en la Feria de El Pilar de Zaragoza en un cartel que completaban Miguel Ángel Perera y Julián López ‘El Juli’, resultando cogido de gravedad en el cuarto toro de la tarde por Sigiloso, un morlaco de la ganadería de Montalvo, de 544 kilos de peso.

El animal, mientras estaba siendo bregado de salida por el banderillero albaceteño, arrolló en el pecho a De la Viña de manera espeluznante y lo zarandeó hasta dejarlo inconsciente sobre la arena. Allí, yacente y sin opción de practicar cualquier maniobra de huída, el torero habría sido corneado en varias ocasiones, dejando un gran charco de sangre en la plaza y un reguero en su camino hacia la enfermería.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario