Parchis
Opinión

El desamparo

Img. Rosa Muriel

Rosa Muriel / ASÍ ES LA VIDA

12-10-2019

Mirando al cielo….
Y un día como hoy…te fuiste.
Gracias por ser la luz en los momentos oscuros, la esperanza en mis malos momentos y el coraje cuando el miedo me supera.
Que privilegio, que suerte haberte tenido en mi vida.
Cuánto aprendí de ti, mi guerrero, mi ejemplo…mi fuerza.

Jamás pensé que te perdería tan rápidamente; en realidad nunca pensé en perderte. ¿Cómo algo o alguien podría arrebatarme a mi héroe? Y todo cambió, pues tuve que aprender de la forma menos esperada que la vida da muchas vueltas, y que es injusta, despiadada y misteriosa, ya que existen muchas cosas que no puedo entender como quisiera.

Una de ellas es que tu misión a nuestro lado había terminado.

Pero sobre todo, quedó pendiente aquella despedida en donde te daría gracias por cada gesto y cada momento sin importar que tan bueno o amargo fuera, y donde te diría cuánto te amo y te extraño. Te marchaste dejando muchas cosas pendientes, como la próxima comida en la que compartiríamos nuestras charlas, el siguiente abrazo en donde encontraría refugio, el consejo que me ayudaría a continuar mi camino e incluso el ultimo regaño.

Fuiste un padre único: junto a mamá me enseñaste a crecer; a saber que quien te ama te respeta y lo demuestra; que la familia es lo más importante en este mundo; que no debo despegar los pies de la tierra y crecer en humildad y dignidad; a ser siempre una persona íntegra y sobre todo, me enseñaste a vivir.

¿Sabes algo? Aún cuando no puedo verte, te siento siempre conmigo. Antes de dormir te hablo sobre mi día, te pido consejos e imagino cuales serían tus respuestas sin dejar de visualizar tu sonrisa. Por que sé que estás a mi lado en cada tropiezo, en cada logro, a cada momento.

Creo que después de todo me dejaste un gran tesoro, uno que nadie podrá arrebatarme jamas. Me dejaste recuerdos, experiencias, enseñanzas…, tanto me dejaste.

En verdad son muchas las cosas que tengo que decirte, pero sé muy bien que tú ya las conoces, por lo tanto sólo me queda darte gracias por convertirme en quien soy, por todo ese amor y seguridad que me brindaste. Siempre te llevaré en mi mente y corazón.

Te amo, papá.

https://youtu.be/AF18-JawetU

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Camino del Santo Grial

Santo Cáliz de la Catedral de Valencia

Personalizamos #mascarillas lavables y reutilizables con tus propias creaciones o el diseño que más te guste