Cultura Valencia

La Catedral de Valencia instala la réplica de un telégrafo óptico para la comunicación portuaria durante el siglo XIX

Réplica de un telégrafo óptico para la comunicación portuaria durante el siglo XIX/Img. Víctor Gutiérrez

En el marco de la exposición “La Historia Gravada del Port de Valencia” organizada por la Autoridad Portuaria

Viernes, 11 de octubre de 2019

Antonio Casañ.- De repente aparecen tres «bolas» en el Miguelete y uno se pregunta que es eso. Y después de preguntar en la Catedral sabemos que se trata de una recreación del telégrafo portuario instalado en 1837, que permitía, de acuerdo a la posición de las tres esferas, saber acerca de la llegada y partida de barcos comerciales, una información muy valiosa para la economía de la ciudad. La Junta de Comercio de la Ciudad distribuyó por toda Valencia unas hojas con el significado de cada posición, para que los ciudadanos pudieran interpretarlo bien.

Así es que la Catedral de Valencia y la Autoridad Portuaria de Valencia han presentado esta mañana la instalación de una réplica del telégrafo óptico portuario que en el siglo XIX permitía la comunicación entre la ciudad y el puerto de Valencia. El mecanismo, que ha sido instalado en la terraza superior de la Torre del Miguelete, forma parte de la Exposición “La Història Gravada del Port de Valencia”, y reproduce el mecanismo y los códigos que se utilizaban para avisar de la llegada de los barcos, a los comerciantes y ciudadanos de Valencia.

Se trata de un sistema de poleas y tres bolas que “en función de su posición relativa y del número de ellas”, indicaban la procedencia de los barcos, así como sus características, según ha indicado Arturo Monfort, investigador y Director de Innovación de la Fundación ValenciaPort. El sistema “según su posición emitía un mensaje relacionado con la llegada y partida de los buques al puerto, pero también se utilizó para avisar de la llegada de personalidades o incluso para alertar sobre amenazas en épocas de conflictos”, tal y como explica la documentación de la exposición.

En la presentación ha participado también Jaime Sancho, canónigo Conservador del Patrimonio de la Catedral de Valencia que ha señalado que este sistema “estuvo en funcionamiento durante 50 años” y permitía conocer las características de los barcos “mediante un sistema de códigos recogidos en un cuaderno de señales que según su combinación hacían referencia a un tipo de embarcaciones”. Así, la Junta de Comercio, responsable de la instalación de este sistema en 1841, distribuyó por toda la ciudad unas hojas con los códigos del telégrafo, para el conocimiento de los ciudadanos.

En el acto de esta mañana también ha intervenido Esther Medam, Comisaria de la Exposición que ha señalado que la exposición surge a partir de una colección de grabados en los que se podía repasar la historia de Puerto, tanto en el desarrollo de las obras como en la conexión que se establece entre el puerto y la ciudad”, unos grabados que incluían también información sobre este “curioso mecanismo”.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario