DANZA TEATRO

El folklore valenciano nutre el espectáculo de danza, teatro y circo contemporáneo ‘Pelos de Paloma’

Pelos de Paloma,

La propuesta supone la ópera prima de la nueva compañía valenciana eLeCeDe. El Espacio Inestable acoge el estreno el 11 de octubre

Martes, 08 de octubre de 2019

M.Cañardo.- La compañía eLeCeDe se ha propuesto abrir una ventana transgresora desde la que los espectadores puedan asomarse al mundo de la danza y las artes vivas. Su primera propuesta se llama Pelos de Paloma (Pèls de colom) y está programada del 11 al 13 de octubre en el Espacio Inestable de Valencia.

La ópera prima de la nueva formación valenciana combina los lenguajes del movimiento con el teatro y el circo contemporáneo, de modo que el resultado final ayuda a acercar la danza y las artes escénicas a todos los públicos.

El espectáculo está protagonizado por los bailarines José Luis Magaña y Matías Kruger y la artista urbana Julieta XLF, responsable de murales de post graffiti en ciudades de todo el mundo marcados por colores vivos, naturaleza y niñas inspiradas en el kawaii japonés. La creadora multidisciplinar, ganadora del Premio Nacional eWoman de Arte digital y redes sociales siempre he estado vinculada a la danza y la performance. En este espectáculo muestra otra de sus facetas, el trabajo con el cuerpo.

eLeCeDe se mueve entre la cultura kitsch y la trash, y en sus propuestas pretende cruzar el folklore local con la vida cotidiana. De hecho, en ‘Pelos de Paloma’ hay guiños a algunas costumbres y maneras de estar del cuerpo que son muy valencianas. El espectador puede rastrear concesiones “a la coentor, al garrulismo y a la ternura de antaño”, explica el director de la compañía, Albert García Saurí.

Así mismo, la pieza aborda el conflicto en el uso del castellano y el valenciano en la Comunidad. De ahí el título bilingüe del espectáculo y que ambos idiomas se utilicen en diferentes momentos de la representación.

Pelos de Paloma, eLeCeDe

Larousse de la Danza

La obra es un repaso de los grandes referentes de la historia de la danza y de los estilos del movimiento. Los bailarines emplean el hip-hop, el clásico y la danza contemporánea. En esta última modalidad tienen cabida estilos como el neoclásico, el graham, el release, el hip hop, el new jack y el house, con predominio de la técnica flying low.

El título responde a la visión distorsionada de un concepto. En este caso, como especifica el director y coreógrafo, “una paloma con pelos se refiere a la sensación entre cierta parte del gremio de la danza de que este oficio es un camino de rosas, cuando en realidad ni todo es tan bonito, ni tan fácil, ni tiene el mismo sentido seguir moviéndose igual”.

La propuesta transdisciplinar también integra teatro. De hecho, hay mucha presencia de texto porque para la formación es esencial para facilitar la comprensión de lo que se quiere transmitir y sobre todo, “para dar una sensación de sobre estimulación”.

Entre lo kitsch, lo trash y lo garrulo

“Nuestro objetivo es poner el dedo en el ojo de la obsesión por las tendencias y los trending topics, en un momento en el que cedemos a las nuevas tecnologías y a los poderes vigentes mientras sufrimos una precarización en espiral”,

El vestuario consta de plumas de colores y chándal, así como de batines y zapatillas de ir por casa. Las palabras clave para definir las prendas que visten los bailarines son distensión y low cost. “Queríamos que fuera cómo un bazar de todo a un euro ya que es una manera de evidenciar el estado precario de las artes escénicas. Y para ello no hemos sacrificado nuestro lado kitsch y coent».

El resultado es una mezcla ácida donde la actualidad de la moda se enfrenta a lo que ya está demodé. “La obra es canalla, contradictoria, por momentos difícil de comprender e histriónica, a veces demasiado literal y cruda, pero esa es nuestra apuesta para un mundo convulso: crear un espejo que nos haga reflexionar sobre nosotros mismos”, avanza García Saurí.

 

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario