Parchis
Opinión

Toca rezar

Peter Lim, propietario del Valencia CF

Manuel Huerta

06-10-2019

Independientemente de que uno sea creyente o no, todo el mundo se sabe una oración. Pues bien, sería bueno que cualquier aficionado, cualquier valenciano y sobre todo, cualquier seguidor del Valencia CF se ponga cuanto antes a rezar para que Peter Lim no se harte y mande al garete al club, ante la virulencia, falsedades y amenazas de la campaña mediática orquestada contra el propietario y que ya están empezando a comprar hasta los más instruidos.

Y digo que cabe rezar para que el señor Miyagui Lim no le venda el club a un árabe o a un ruso de dudosa reputación empresarial ambos, por poner un ejemplo. Y cabe rezar más todavía para que al señor don Pedro Lim no le de por vender sus acciones a tipos como Paco Roig, que amplió su ya basta fortuna a base de vender sus acciones en el club sin miramiento alguno. O como a Manuel Llorente, responsable directísimo de la situación actual (deuda, posterior venta y campaña de acoso y derribo), que pactó con Bankia (caja rescatada después con 24.ooo millones de euros de dinero público) para no presentar un concurso de acreedores que, en su momento y como se ha visto en otros casos (Atlético de Madrid, Espanyol y Levante, por ejemplo), era la mejor solución a la situación económica del club.

Y no digo ya nada de los señores Soler o Soriano, tan valencianos y valencianistas ellos, que dejaron el club con la mayor deuda histórica jamás alcanzada por la entidad y al borde de la desaparición.

Y en eso llega a escena el catedrático de Economía, señor don Aurelio Martínez, actual mandamás del Puerto de Valencia, que como presidente de la Fundación Valencia Club de Fútbol, que aglutinaba la mayoría accionarial, en lugar de iniciar el concurso de acreedores ya con el Sareb (denominado”banco malo”) y con mayor valor patrimonial que sus antecesores, de la mano de otro valenciano y valencianista, el señor Amadeo Salvo,  prefirió subastar el club al mejor postor sin garantizar de ninguna forma que las 14 condiciones “imprescindibles” para ejecutar la venta se iban a cumplir.

Pero de toda esta sucesión de despropósitos, que pusieron en gravísimo riesgo de debacle la pervivencia del Valencia CF, no hablan los “novatos” de la prensa que ahora orquestan la campaña contra Peter Lim. Y faltaba el títere de turno, el señor Santiago Cañizares, que sin pudor alguno, es capaz de comerciar con el dolor más íntimo con tal de sumarse a la destrucción organizada, utilizando para ello sus altavoces foráneos que tan mal nos quieren e incendiando la grada de manera irresponsable.

Enfrente de todo este coro de amiguetes de Marcelino y Alemany, Peter Lim, que con su dinero y su gestión, no solo ha salvado de la quiebra al club sino que además, con sus errores y aciertos como en toda gestión empresarial, cumple con su libro de ruta programado desde el primer minuto, sin cambio de modelo alguno, del modelo que siempre explicó, no del que le quisieron imponer Marcelino, Alemany y otros empleados suyos. Tres participaciones Champions en cinco años, un título de Copa, reducción de la deuda en más de 150 millones de euros, posible venta inminente de la parcela del viejo Mestalla y solución para otros marrones (Porchinos, patrocinio Generalitat, nuevo estadio, etc..) que Martínez y Salvo le dejaron, además de tener una plantilla con hombres revalorizados en Paterna o acertadamente incorporados (Gayá, Lato, Carlos Soler, Ferrán Torres, Kang In o Rodrigo, Diakhaby y Maxi Gómez) que elevan la factura de una posible venta muy por encima de los 200 millones de euros con los que algún iluminado pretende “coperaticivar” al club.

Después de lo que vimos ayer en Mestalla y de lo que leemos hoy en prensa y redes sociales, yo, que amo al Valencia como tantos otros, me pongo a rezar “de valent” y que Dios nos coja confesados.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario