Opinión

Toca rezar

Peter Lim, propietario del Valencia CF

Manuel Huerta

06-10-2019

Independientemente de que uno sea creyente o no, todo el mundo se sabe una oración. Pues bien, sería bueno que cualquier aficionado, cualquier valenciano y sobre todo, cualquier seguidor del Valencia CF se ponga cuanto antes a rezar para que Peter Lim no se harte y mande al garete al club, ante la virulencia, falsedades y amenazas de la campaña mediática orquestada contra el propietario y que ya están empezando a comprar hasta los más instruidos.

Y digo que cabe rezar para que el señor Miyagui Lim no le venda el club a un árabe o a un ruso de dudosa reputación empresarial ambos, por poner un ejemplo. Y cabe rezar más todavía para que al señor don Pedro Lim no le de por vender sus acciones a tipos como Paco Roig, que amplió su ya basta fortuna a base de vender sus acciones en el club sin miramiento alguno. O como a Manuel Llorente, responsable directísimo de la situación actual (deuda, posterior venta y campaña de acoso y derribo), que pactó con Bankia (caja rescatada después con 24.ooo millones de euros de dinero público) para no presentar un concurso de acreedores que, en su momento y como se ha visto en otros casos (Atlético de Madrid, Espanyol y Levante, por ejemplo), era la mejor solución a la situación económica del club.

Y no digo ya nada de los señores Soler o Soriano, tan valencianos y valencianistas ellos, que dejaron el club con la mayor deuda histórica jamás alcanzada por la entidad y al borde de la desaparición.

Y en eso llega a escena el catedrático de Economía, señor don Aurelio Martínez, actual mandamás del Puerto de Valencia, que como presidente de la Fundación Valencia Club de Fútbol, que aglutinaba la mayoría accionarial, en lugar de iniciar el concurso de acreedores ya con el Sareb (denominado»banco malo») y con mayor valor patrimonial que sus antecesores, de la mano de otro valenciano y valencianista, el señor Amadeo Salvo,  prefirió subastar el club al mejor postor sin garantizar de ninguna forma que las 14 condiciones «imprescindibles» para ejecutar la venta se iban a cumplir.

Pero de toda esta sucesión de despropósitos, que pusieron en gravísimo riesgo de debacle la pervivencia del Valencia CF, no hablan los «novatos» de la prensa que ahora orquestan la campaña contra Peter Lim. Y faltaba el títere de turno, el señor Santiago Cañizares, que sin pudor alguno, es capaz de comerciar con el dolor más íntimo con tal de sumarse a la destrucción organizada, utilizando para ello sus altavoces foráneos que tan mal nos quieren e incendiando la grada de manera irresponsable.

Enfrente de todo este coro de amiguetes de Marcelino y Alemany, Peter Lim, que con su dinero y su gestión, no solo ha salvado de la quiebra al club sino que además, con sus errores y aciertos como en toda gestión empresarial, cumple con su libro de ruta programado desde el primer minuto, sin cambio de modelo alguno, del modelo que siempre explicó, no del que le quisieron imponer Marcelino, Alemany y otros empleados suyos. Tres participaciones Champions en cinco años, un título de Copa, reducción de la deuda en más de 150 millones de euros, posible venta inminente de la parcela del viejo Mestalla y solución para otros marrones (Porchinos, patrocinio Generalitat, nuevo estadio, etc..) que Martínez y Salvo le dejaron, además de tener una plantilla con hombres revalorizados en Paterna o acertadamente incorporados (Gayá, Lato, Carlos Soler, Ferrán Torres, Kang In o Rodrigo, Diakhaby y Maxi Gómez) que elevan la factura de una posible venta muy por encima de los 200 millones de euros con los que algún iluminado pretende «coperaticivar» al club.

Después de lo que vimos ayer en Mestalla y de lo que leemos hoy en prensa y redes sociales, yo, que amo al Valencia como tantos otros, me pongo a rezar «de valent» y que Dios nos coja confesados.

print

2 Comments

Haga clic aquí para publicar un comentario

  • Lo que hace falta rezar es para que los estómagos agradecidos al poder establecidos que tachan de campaña mediática cualquier expresión popular que revele un sentimiento contrario al lameculismo a la autoridad sean un poco mas sensibles a las manifestaciones populares y al sentimiento mayoritario de la afición valencianista…o …a ver si lo que hay es una campaña mediática a favor del especulador singapurense que vive a 12000 km de Valencia campaña aun minoritaria y que huele un poco pues sus débiles argumentos no se sostienen para nada.

    El que el Valencia haya tenido gobernantes valencianos nefastos no hace mejor a un especulador como digo dictador y cobarde que bloquea a críticos en twitter (no le he leido decir nada de eso) , convoca juntas generales en los horarios y lugares mas inaccesibles para evitar la critica, trata de eliminar cualquier atisbo de la misma «ordenando» callar a la soberana afición, traspasa a los mejores jugadores sin tener en cuenta el criterio técnico ni informar al director general los últimos días de mercado, con la liga empezada, a un rival directo y sin sustituto en una merde que se ha convertido en un ridículo absoluto, un tipo que actua no en base a criterios deportivos sino porque no puede soportar que un entrenador con personalidad le plante cara despidiéndolo por tanto, demostrando que le importa mas su ego que el beneficio del Valencia, un elemento que no soporta que se le cuestionem como buen asiático que esta inmerso en una cultura colectiva que endiosa al jefe y a la jerarquía. Un tipo que no ha eliminado la deuda, no ha acabado el estadio y que cada vez que ha metido sus zarpas en el Valencia, este equipo ha tenido que luchar por salvarse de caer en el descenso…pero para usted, que la gente proteste ante este dictadorzuelo millonario es síntoma de «campaña mediática»….campaña mediática la de los blanqueadores de este elemento como son ustedes en contra de toda evidencia y del sentimiento de la afición.
    Mire usted, lo mejor que le pudo haber pasado al Valencia es justamente haber caído en concurso de acreedores en vez de en las manos de este especulador. El Valencia no le debe absolutamente NADA a Peter Lim, si Lim invirtió en el Valencia es porque esperaba obtener mucho mas, el no vino aquí a DONAR su dinero o a regalarlo, vino a invertirlo para sacar mas pasta. Ni es un alma caritativa ni es un buen samaritano. Todo lo que usted ha dicho sobre la venta del mestalla , los dos años de champions y la copa…¿nos quiere hacer creer que lo hizo Lim sentado en su oficina mientras jugaba con su nieto, el de esa chiquilla caprichosa hija suya que disfruta insultando a la afición del Valencia y recordando que el Valencia es Suyo?, justamente todo eso se hizo auspiciado por Mateu Alemany , la consultora que el busco y el entrenador que el trajo y justamente paso durante los dos años que el especulador se estuvo al margen y dejo trabajar. Usted ha nombrado los jugadores que le ha interesado e interesadamente se ha «olvidado» de los que no le interesa recordar, como todas las pifias pagadas a precio de oro por el Valencia al representante Mendes (Abdenour, Santos…..) y todos los buenos fichajes a bajo coste hechos por M. Alemany…Kondogbia, Coquelín, jugadores del levante a coste cero, El caso RAfa Mir cuando Mateu Alemany impido que se fuera al Real Madrid por 300.000 euros y consiguio tres millones por el. Afortunadamente cada vez los cuatro gatos como usted que jalean al cobarde especulador dictatorial singapurense tienen menos y menos influencia entre la afición valencianista, pero siempre podrá consolarse diciendo que los demás son muy malos y que el tito Lim, cargándose un proyecto establecido y que estaba funcionando para sacarse una buena comisión es el bueno de la película..a otro con este cuento.

    • Buenos días, artie.
      Por partes. ¿Es cierto o no que la mejor solución a la ruina económica del Valencia en 2014 era el concurso de acreedores? Parece que en eso al menos estamos de acuerdo. En mi artículo nombro a los responsables: Manuel Llorente primero, y Aurelio Martínez después. ¿Porqué no se hizo? Para favorecer a Bankia, no llevarla al crack económico y posibilitar la entrada de Cerberus. Y Cerberus, como Meriton, son dos empresas (o grupos empresariales) que iban a gestionar el club como hay que gestionarlo, como una empresa, que es lo que está haciendo en este caso Peter Lim. ¿Acaso cree usted que Mercadona o Zara no tienen errores de gestión de forma más o menos regular? Créame, los tienen, y tiene quejas de sus clientes, algunas de ellas en los tribunales. Pero esa es la gestión empresarial del día a día.
      Mire, el fútbol hace mucho que cambió y se convirtió en una gran negocio para unos pocos comparados con la masa social que lo seguimos en los estadios, en la prensa o en la televisión. Y con todos los respetos, lo de «afición soberana» no deja de ser un término romántico que no sirve para nada. Hoy en el fútbol internacional manda el dinero, el de la televisión principalmente y el del markéting en segundo lugar. La partida de abonos es la última de las que corresponden a grandes ingresos de un presupuesto en cualquier club grande. ¿Como pueden el Madrid o el Barcelona fichar a Bale o a Neymar? Porque saben que al día siguiente tienen pagado más de la mitad del traspaso en la venta de esas camisetas en todo el mundo. ¡Claro que Peter Lim viene al Valencia a ganar dinero!, por descontado. Pero también viene porque la apasiona el fútbol, le gusta y tiene una amplia penetración en el sector. Sus socios en Europa están vinculados a grandes equipos como Manchester United o Juventus por poner solo dos ejemplos, con «embajadores» que representan enormes cantidades de negocio en el fútbol internacional, Jorge Mendes, Jose Mourinho o Cristiano Ronaldo, por poner también algunos ejemplos. No soy quién para darle consejos pero le recomendaría que se olvide del carácter sentimental del término «afición igual a poder de decisión». Eso en todo caso, solo puede seguir pasando en los 4 clubes que no son SAD, Madrid, Barcelona, Athletic y Osasuna. En los demás, gestión empresarial pura y dura. En este sentido, otro ejemplo a seguir, mal que nos pese, es el Sevilla. Vende caro y ficha barato y con calidad. Chapeau por Monchi.
      Por tanto, el señor Lim, como máximo accionista, es el que toma las decisiones y ninguno de sus empleados puede ni siquiera discutir esas decisiones en el ámbito empresarial, como ha hecho el señor Marcelino (dentro de poco sabremos porqué, por cierto) y como ha hecho el señor Alemany, utilizando a los medios de comunicación para vender una falsedad. Porque a estos dos señores los ficha el señor Lim, no nos olvidemos, y si lo hace es porque sabe que le van a ser rentables en base a sus objetivos, que no son otros que entrar en Champions cada año para generar ingresos que, junto a los traspasos, contribuyan a rebajar la deuda (550 millones aprox. en 2014, 370 aprox en 2019) a terminar el nuevo estadio y a mantener un equipo competitivo.
      Es cierto que Lim se equivocó con algunos-bastantes fichajes. También Marcelino/Mateu. La diferencia es que Lim es el dueño y los otros dos sus empleados. Si después de despedir a Zaza, traer a Vietto, a Batshuayi, a Rubén Sobrino, querer ceder a Ferrán o a Kang In para traer a Rafinha, usted (por Marcelino) me garantiza la Champions, yo trago. Pero no se olvide nadie que hay que hacer caja de cara a rebajar deuda y hay que traspasar a Rodrigo. «Ah, no, si sale Rodrigo yo no le garantizo al Champions». Cóño! pues haber fichado bien antes.
      Es decir, el único proyecto que desde el principio hay es rebajar deuda y terminar el nuevo estadio. Para eso, Lim nunca ha dejado de decir que había que fabricar nuevos valores en Paterna y venderlos. Ese es el proyecto y no otro. Lo demás, inventos de la prensa local, repleta, esos sí, de estómagos agradecidos, que además utilizan sus amplificadores a nivel nacional para jodernos todavía más, intoxicando cada día en cada información. Por ejemplo: ¿Cuantas veces hemos visto en las informaciones de TVE (RNE), A3 (Onda Cero), Cuatro (Ser) repetida la jugada del segundo gol en la Final de Copa? Si hubiera sido el Madrid, todavía la seguiríamos viendo a día de hoy. Y los «novatos» informadores de Valencia haciendo campaña contra Lim y a favor de un inexistente «proyecto ganador» de Marcelino-Alemany. Que el proyecto ese no existe, que lo que hay es que rebajar deuda para ser un día un gran equipo. Hay bastantes más ejemplos de complicidad de la prensa local con un mensaje de catastrofismo patrocinado por el dúo Marcelino-Alemany y por otros más peligrosos de los que hablo en mi artículo.
      Estoy de acuerdo que el gesto de Murthy es cuanto menos muy desafortunado, pero posiblemente lo justifiquen por una parte, su amistad con el propietario (Mestalla no ha dejado de insultarle en los últimos meses con la complacencia de la prensa local) y por otra, su salario, vá en el sueldo. A mi me da vergüenza escuchar y leer lo que se está diciendo sobre Peter Lim y le digo, artie, que nos deja en muy mal lugar a los valencianos, ante Lim, ante el resto de España y ante todo el mundo. Porque dentro de un tiempo (rezo para que tarde mucho en llegar), nadie se acordará ni de Abdennour ni de Aderllan Santos, ni de Neville ni Marcelino-Alemany, de lo que se acordarán es de que Peter Lim, que salvó al Valencia Club de Fútbol SAD de la desaparición, vendió el club a ya veremos quién, ya veremos por cuanto y lo que es peor, ya veremos en que categoría del fútbol regional.
      Hace dos años, el señor Juan Roig hizo una encuesta en su empresa, entre sus mandos intermedios y directivos, para saber que pensaban de la posible compra del Valencia a Peter Lim. El resultado mayoritario fue que «ni se le ocurriera», para no perder en sólo unos meses el prestigio empresarial que tantos años le ha costado mantener. ¿Cree usted que en Valencia, en España o en algún lugar del mundo puede haber alguien dispuesto a pagar lo que Lim quiera pedir por el Valencia? Y silo hubiera, ¿cree usted que la gestión sería mejor?
      Mestalla está jugando con fuego, hágame caso, y aunque no todo es culpa suya, debemos de ser más reflexivos y sobre todo, bastante más educados.
      Por último, le recomiendo que lea también todos mis artículos al respecto, porque en este diario no defendemos a ultranza a Peter Lim. Simplemente hacemos uso del dicho, más vale malo conocido que bueno por conocer. Sobre todo si ese malo, insisto, tiene un buen proyecto como viene demostrando: 5 años, tres participaciones Champions y un título, rebaja de la deuda y promesa de terminar el nuevo estadio. Todo lo demás pasará al olvido.