Parchis
SOCIEDAD

Mudanza a otro país. Pasos a seguir

Img. Redictos

Consejos y sugerencias a la hora de realizar un cambio de residencia priorizando el orden y la mentalidad

Miércoles, 25 de septiembre de 2019

informaValencia.com.- En un mundo cada vez más globalizado, es normal ver como cada vez más familias se ven obligadas a vivir, aunque solo sea por una temporada, en otros países.

Si la estancia tiene fecha de caducidad y en un período de tiempo, esta familia vuelve a su país de origen y no es necesario que lleve tras de sí toda su vida, pudiendo dejar buena parte de sus pertenencias en casa.

Pero, ¿qué ocurre cuando la estancia es indefinida? Entonces se hace necesaria la idea de contratar un servicio de mudanzas, un servicio que en este caso tiene más requerimientos que uno ordinario.

Consejos para preparar la mudanza a otro país

Sin entrar dentro de las obligaciones que cada uno tiene que cumplir para poder residir en otro país que no sea el de origen (DNI, pasaporte si vas fuera de la Unión europea) , hay que pensar que también se ha de cargar con la mochila de una mudanza… O eso o empezar completamente de cero y no llevarse más que unas pocas maletas con lo estrictamente necesario.

Piensa dónde vas

Si estás pensando en un servicio de mudanzas Valencia a Copenhague, tienes que pensar que el clima no es ni parecido. Necesitarás otra ropa de abrigo (mantas, colchas, abrigos…) más preparados para soportar bajas temperaturas, por lo que en este caso puedes prescindir de todo eso.

Piensa que es un servicio costoso

Obviamente, este servicio se va a encarecer, entre otras cosas por el kilometraje. Por eso, lo mejor que se puede hacer antes de comprometerse con la primera empresa de mudanzas Tenerife  es buscar comparadores para encontrar no solo el que ofrezca un mejor precio, sino mejores condiciones (entrega más rápida, mayor cobertura de seguro…)

¿Qué hacer con todo lo que no me puedo llevar?

Dejarse cosas en lo que hasta hace poco ha sido tu vivienda habitual no implica tener que abandonarlas. Siempre las puedes donar a amigos o familiares o incluso puedes ponerlas a la venta en páginas de segunda mano. De esta forma podrás conseguir algo de dinero y abaratar el transporte.

Lleva contigo lo imprescindible

Recuerda que una mudanza de este tipo también puede ser más duradera y que desde que llegas a tu nuevo hogar hasta que llegan todas tus pertenencias pueden pasar varios días. Por eso, en tu equipaje debes incluir lo necesario (mudas para 4-5 para todos los miembros de la familia, artículos de aseo, sacos de dormir, microondas..).

Si estos artículos mencionados los incluimos dentro de la mudanza es posible que no podamos hacer uso de ellos en varios días, teniendo que comprar ropa y/o artículos de higiene en el lugar de destino.

No descartes incluso la idea de alojarte en un hotel

O en una pensión u hostal si prefieres ahorrar algo de dinero. Otra opción para sobrevivir los primeros días hasta que llegue el camión de la mudanza con todas tus pertenencias es alojarte en un lugar cómodo que te ayude a estar más descansado para la que se avecina, que no es ni más ni menos que el montaje de muebles y la decoración en tu nuevo hogar.

Lo de siempre… orden y tranquilidad para no tener que correr luego

En realidad este es un consejo que sirve para todo tipo de mudanzas, bien sea mudanzas Zaragoza o mudanzas Budapest…

Recuerda empaquetar bien todas las pertenencias, marcando en cada caja que es lo que se encuentra en el interior. De esta forma a llegada a destino, ordenar el nuevo hogar se podrá realizar de una forma mucho más ordenada y menos estresante.

No olvides tampoco indicar y hacer saber a la empresa de transportes que cajas son las que contienen material más delicado a fin de que estos sepan cómo manipularla e incluso ayuden con sus medios a darle una mayor consistencia.

Empieza por aquellas cosas que son más necesarias. El montaje de las camas, la instalación de la nevera, acomodar el sofá….

Y sobre todo… mucha mentalidad

Se dice fácil, pero una mudanza cansa, tanto a nivel físico como a nivel psicológico. Si a esto le sumas que el cambio de vida puede generar dudas e inquietudes, entonces comenzar a preparar el que será el próximo futuro puede ser lo suficientemente estresante como para empezar la nueva vida con muy mal pie.

No es necesario que la casa quede de revista de decoración en pocas horas… Puedes ir montando los muebles o colocando los cuadros poco a poco, como si se tratasen de nuevas adquisiciones que haces para reformar el hogar.

Y por supuesto, pide ayuda a tus nuevos vecinos o compañeros si lo consideras necesario. Además de conseguir una mano de obra que te ahorre trabajo, empezarás a conocer a las que puede que sean tus nuevas amistades.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario