Si no es amor no lo quiero

Ig. Rosa Muriel

Rosa Muriel

24-09-2019

Es buscar siempre más motivos que excusas. No precipitarse, pero no tener miedo a avanzar. Compartir ideas, experiencias, momentos. Compartir vida. No intentar nunca poseer al otro, restarle espacio, cambiar sus gustos.

Consiste, sobre todo, en ser libre. Alguien con quien disfrutar de un silencio y con quien dormir tranquilo. Alguien a quien llamar cuando consigues un ascenso y con quien llorar cuando te comunican un despido. Un valiente.

Confiar sin reservas, sin traiciones, sin temores. Es, fundamentalmente, la ausencia de mentiras. Alguien que te impulse a cumplir tus sueños y que te preste su abrazo en las noches de pesadillas. Un apoyo. Alguien que te saque de tus casillas, que bromee contigo, que se ría con tus manías, pero te quiera con todo eso.

Las cosquillas a las 12 de la mañana de un domingo cualquiera. Un paseo por la Gran Vía un jueves por la tarde. Dos manos entrelazadas huyendo del frío. Dos cuerpos desnudos ahorrando calefacción. El campo en el que te criaste y la historia de aquel diente que te rompiste por temerario. Un soñador.

El olor del pelo recién lavado cuando te abrazan por detrás. Un mensaje de buenos días. Un deseo de buenas noches. Es debatir, decidir y discutir. Reconciliarse. Viajar solo y echar de menos. Viajar en pareja y no echar de más. Disfrutar del tiempo individual. Mandar canciones y hacer planes. Un incondicional.

Preocuparte por el otro y cuidarle si hace falta. Mirar al otro como si fuera único, que te hagan sentir que lo eres. Que sepas lo que mereces. Que siempre sea la alegría y nunca la pena. Que uno más uno siempre sean dos. Que se convierta en suma, pero nunca reste. Un beso cálido en una nariz helada. Un apasionado.

Todo eso es el amor.

Si no es amor no lo quiero.

print

Se el primero en comentar on "Si no es amor no lo quiero"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*