Como flores de plástico

Img. facebook A G-T P

Antonio Gil-Terrón Puchades

23-09-2019

Hay quien opina que no todos recogemos lo que sembramos y que hay gente mala que vive de maravilla, mientras que hay gente buena que sufre injustamente. Es un error. De la ley de la siembra y la cosecha nadie escapa. No juzguemos por las apariencias, porque las apariencias son solo eso, apariencias; mentiras enmascaradas; flores de plástico aromatizadas.

Cada persona es un mundo del que, al igual que en los icebergs, tan solo vislumbramos una décima parte de su realidad: la bella, la atractiva, la amable; aquella susceptible de provocar la envidia de los tarados morales e intelectuales.

Y es que lo malo, lo cutre, lo triste, se oculta, no se airea; no se presume; se calla. Porque la ropa sucia se lava en casa; y las lágrimas…, las lágrimas se enjugan discretamente en silencio, en la hueca soledad de las cavernas del alma.

No juzguéis por lo que veáis o imaginéis, y no seréis juzgados.

https://www.youtube.com/watch?v=68MweGIU6zc

print

Se el primero en comentar on "Como flores de plástico"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*