Opinión

La lealtad

Img. Rosa Muriel

Rosa Muriel

13-09-2019

Busca unas amigas con las que celebrar la vida. Unas amigas que aguanten contigo hasta el amanecer en noches de bailes. Unas amigas que te quiten el móvil cuando la nostalgia amenace con escribir de nuevo a quien nunca lo mereció.

Unas amigas que, cada año, vivan tu cumpleaños (lo han hecho, ayer mismo), con más emoción que el suyo propio. Unas que tengan más ilusión que vergüenza y más proyectos que recuerdos. Unas que se vuelvan locas programando un viaje contigo, y que les dé igual si se trata de un pueblo perdido de Castilla, o de la ciudad más conocida de Europa, porque lo importante es tu compañía; porque lo importante sois vosotras.

Unas amigas con las que llenar los álbumes de fotos y la retina de anécdotas. Pero busca, también, unas amigas que sepan estar a la altura de las circunstancias cuando las circunstancias se tornan extraordinariamente putas (las tengo). Unas amigas que valoren tu presencia y noten tu ausencia, que te hagan formar parte de historias en las que te añoran (las tengo).

Unas amigas que te manden audios en mitad de una madrugada para que escuches una canción o para decirte que te quieren (Isa…lo haces). Busca unas amigas que te escuchen, aunque el tema tenga nombre propio y esté pasado de moda.

Unas amigas que te abracen antes de regañarte cuando vuelves a besar la misma piedra equivocada y que te recuerden lo que vales antes de reiterar ese maldito “te lo dije”.

Unas amigas que te impulsen a cumplir tus sueños y jamás te dejen tirar la toalla. Busca unas amigas que te protejan de frente, pero, sobre todo, que te defiendan a la espalda.

Unas amigas de las que puedas sentirte orgullosa como amiga, pero también como persona. Búscalas. Y cuando tengas el enorme privilegio de encontrarlas, abrázalas y no las sueltes.

Aseguro…, las tengo

Mis amigas…

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario