Opinión

Los renglones torcidos de Dios

Img. A G-T P

Antonio Gil-Terrón Puchades

10-09-2019

Recuerdan aquello de “no hay bien que por mal no venga”; pues así es. Son los llamados renglones torcidos de Dios. Claro que torcidos para nuestra corta y humana vista, incapaz de ver más allá del hoy.

Algún día lo comprenderemos pero de momento debería bastar, para percibir lo que intento trasmitir, el recordar aquella frase tan repetida por nuestros padres, durante nuestra infancia y adolescencia, que decía algo así como “no llores hijo mío, que es por tu bien; con el tiempo lo entenderás”… ¡Y cuánta razón tenían!

NOTA: Obviamente mi escrito va dirigido como reflexión a personas creyentes que intentan maridar la idea de un Dios bueno con sus desgracias actuales.

Para los no creyentes, mi respeto y silencio para no interrumpir ni marear su pensamiento… o carencia del mismo.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario