Parchis
Opinión

Img. facebook A.G-T P.

Antonio Gil-Terrón Puchades

30-08-2019

En un tema tan controvertido como es el del aborto, aplica aquello de “lo que no quieras para ti, no lo quieras para los demás”. Pero al hacerlo, no te pongas en el lugar de la madre o el padre del nuevo ser que ya ha comenzado a vivir; ponte en el lugar del embrión; porque tú, aunque no lo recuerdes, también fuiste embrión; un embrión único e irrepetible: TÚ.

Entonces y solo entonces, decide si te gustaría no haber llegado a nacer y que tus restos hubiesen terminado en un cubo para desechos orgánicos; vulgo cubo de basura.

https://www.youtube.com/watch?v=8C3Pvvbmj4I

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario