Parchis
Opinión

Un camino de rosas y espinas

Img. Rosa Muriel

Rosa Muriel

29-08-2019

Es cierto que no podemos trazar la ruta de nuestros hijos. Lo que si podemos hacer es ayudarlos a que lleven un buen equipaje, lleno de humildad, solidaridad, honestidad, disciplina, gratitud y generosidad.

Podemos desear su felicidad, pero no ser felices por ellos. No podemos seguir su travesía, ni ellos descansar en nuestros logros.

Los hijos deben hacerse a la mar desde el puerto donde nosotros hemos llegado y partir en busca de sus propias conquistas y aventuras con la preparación suficiente para navegar un largo viaje llamado vida.

Que difícil es soltar las amarras y dejar zarpar el buque !!!!! Sin embargo, el regalo de amor más grande que podemos dar a nuestros hijos, es la autoestima.

Buen viaje…buen viento y buena mar.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario