Entretenimiento Valencia

El origen de La Tomatina se remonta a 1945 en un desfile de gigantes y cabezudos

En 1950 se prohibió y hubo una protesta vecinal a la que llamaron entierro del tomate. La gente se manifestó con un ataúd en el que me metieron un tomate gigante

Valencia, lunes 26 de agosto de 2019

A.Casañ.- El miércoles de la última semana de agosto el municipio valenciano de Buñol se tiñe de color rojo. Se celebra la Tomatina, una fiesta que traspasa las fronteras de nuestro país y que hace que Buñol reciba miles de visitantes de todos los rincones del mundo. El éxito de la fiesta, en la que se llegan a lanzar más de 150.000 kilos de tomates, es tan grande que incluso se ha llegado a copiar fuera de nuestras fronteras en países como Colombia o China.

Una celebración que nació en 1945 durante un desfile de gigantes y cabezudos.  Según cuentan los vecinos más antiguos, unos jóvenes correteando por ahí hicieron que uno de los participantes se cayera y este enfadado comenzó a golpear todo lo que encontró. Cerca había un puesto de verduras y empezaron a tirarse tomates unos a otros. Esto lo fueron repitiendo los críos durante cinco años llevándose los tomates de sus propias casas.

Sin embargo, poco después de que se empezase con esta nueva tradición, durante los años 50, se prohibió. Este hecho provocó que todo el pueblo de Buñol se pusiera de luto.

«Se hizo una protesta. Lo llamaron el entierro del tomate. Salió la gente manifestándose con un ataúd en el que me metieron un tomate gigante. El caso es que fue todo un éxito, por ello lo instauraron finalmente como fiesta de forma oficial», cuenta una veterana vecina del pueblo.

Fiesta  declarada de Interés Turístico Internacional en 2002

A lo largo de la historia, la zona sobre la que se erige el municipio estuvo ocupada por diversas culturas que han ido dejando vestigios de su paso que ahora se pueden ver y visitar en el Museo de Buñol.

El mayor atractivo histórico de la localidad lo encontramos en su castillo. La fortaleza se construyó entre los siglos XI-XII, teniendo su origen en época musulmana. Se encuentra ubicado en la parte más alta del municipio, teniendo así una posición estratégica en la antigua frontera entre los reinos de Castilla y Valencia. A día de hoy existen varias viviendas habitadas dentro del propio castillo.

Otro de los atractivos que atesora Buñol, por llamativo que pueda parecer, es su cementerio. Es en el que más maestros masones hay enterrados en toda Europa. Son 42 las tumbas. Por lo tanto, si se visita, se pueden ver numerosos detalles y símbolos masónicos. Esta presencia se debe a la creación de la La Logía de los Once Hermanos en 1891. Era una de las más importantes de la época y estaba formada principalmente por libertarios, republicanos, comunistas y anarquistas.

Otro de los principales atractivos culinarios es el «mojete», un plato elaborado a base de harina, carne o bacalao. Una alternativa también muy típica de la zona son la olla podrida y el arroz ayuno, este último elaborado íntegramente a base de verduras.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario