Salud

Un nuevo análisis de sangre puede predecir el riesgo de muerte a 10 años con una precisión del 80 por ciento

Img. archivo iV.com

Los científicos llegaron a un conjunto de 14 biomarcadores que incluyen varios aminoácidos, niveles de colesterol bueno y malo, equilibrio de ácidos grasos e inflamación, entre otros

Valencia, domingo 25 de agosto de 2019

informaValencia.com.- Investigadores del Instituto Max Planck de Biología del Envejecimiento y el Centro Médico de la Universidad de Leiden (LUMC) han descubierto una combinación de biomarcadores en la sangre que puede predecir el riesgo de morir en la siguiente década con una precisión del 80%. Los resultados se publican en la revista Nature Communications, según recogía hace unos días en su sección de Salud la edición digital del diario ABC.

Los científicos buscaron en muestras de sangre de 44.168 individuos (edad al inicio del estudio 18-109), de los cuales 5.512 murieron durante el seguimiento, biomarcadores que son indicativos de la esperanza de vida de una persona. Después de un extenso análisis, los científicos llegaron a un conjunto de 14 biomarcadores que incluyen, por ejemplo, varios aminoácidos, que son los componentes básicos de las proteínas; y niveles de colesterol bueno y malo, equilibrio de ácidos grasos e inflamación.

«Como investigadores del envejecimiento, estamos interesados en determinar la edad biológica. La edad del calendario simplemente no dice mucho sobre el estado general de salud de las personas mayores: uno de 70 años está sano, mientras que otro ya puede estar sufriendo tres enfermedades, según la misma fuente. Ahora tenemos un conjunto de biomarcadores que pueden ayudar a identificar a las personas mayores vulnerables, que posteriormente podrían ser tratadas», señala la profesora Eline Slagboom del Centro Médico de la Universidad de Leiden en los Países Bajos.

«La investigación sobre el envejecimiento en organismos modelo está por delante de la de los humanos. Para hacer uso de ese conocimiento, necesitamos instrumentos para comparar los estudios en humanos y animales, y este podría ser uno. Actualmente estamos investigando si las sustancias identificadas se pueden encontrar en la sangre de organismos modelo típicos como los ratones y si se ven afectadas por intervenciones en el envejecimiento», explica Slagboom. Los investigadores ahora están trabajando para responder estas preguntas junto con el Clúster de Excelencia para la Investigación del Envejecimiento de la Universidad de Colonia.

Aunque el hallazgo es prometedor, se necesita mucha más investigación antes de que una de estas pruebas pueda usarse en la vida real.

Saltarse el desayuno engorda y aumenta el riesgo de muerte por ictus

Un estudio publicado en Journal of the American College of Cardiology concluye que existe una mayor probabilidad de fallecer, especialmente relacionada con el accidente cerebrovascular, en las personas que se saltan el desayuno.


El trabajo extrajo como conclusión que aquellos que nunca desayunaban tenían un riesgo de un 87% mayor de mortalidad cardiovascular que las que sí desayunaban habitualmente

«El desayuno se considera tradicionalmente como una de las comidas más importantes del día, pero no hay mucha información disponible para decir si es así o no. Nuestro documento proporciona evidencia para apoyar sus beneficios a largo plazo», señala el doctor Wei Bao, de la Universidad de Iowa en Iowa City (EE.UU.) y autor principal del estudio.

Después de tomar en cuenta la edad, el sexo, la raza, el nivel socioeconómico, la dieta, el estilo de vida y el índice de masa corporal, el trabajo encontró que aquellos que nunca desayunaban tenían un riesgo un 87 por ciento mayor de mortalidad cardiovascular que las que sí desayunaban habitualmente.


 Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la enfermedad cardiovascular, específicamente la enfermedad cardíaca y el accidente cerebrovascular, es la principal causa de muerte en el mundo

El estudio incluyó datos recogidos entre 1988 a 1994 de 6.550 adultos de EE. UU. de entre 40 a 75 años de edad. Se analizaron datos separados para determinar el estado de salud de los adultos hasta 2011. En total, se registraron 2.318 muertes durante un período de seguimiento promedio de 18,8 años, incluidas 619 a causa de enfermedades cardiovasculares.

De todos los participantes, el 5,1 por ciento informó que nunca desayunaba, el 10.9 por ciento en muy pocas ocasiones, el 25 por ciento algunos días, y el 59 por ciento desayunaba todos los días. Según el estudio, en comparación con los que tomaban el desayuno todos los días, los que nunca lo hacían tenían un mayor riesgo de muerte relacionada con enfermedad cardíaca y muerte relacionada con ictus. «Por lo que sabemos, este es el primer análisis prospectivo de saltarse el desayuno y el riesgo de mortalidad cardiovascular», señalan los investigadores.

El estudio tenía algunas limitaciones, entre ellas el hecho de que los datos no incluían información sobre qué tipos de alimentos o bebidas se consumían para el desayuno y si los patrones de consumo del desayuno de una persona cambiaron entre 1994 y el momento en el que se recopilaron los datos de seguimiento de la mortalidad.

En general, el estudio observó que saltarse el desayuno se relacionaba con un mayor riesgo de obesidad, colesterol elevado, tensión arterial alta, diabetes tipo 2, síndrome metabólico y enfermedades cardíacas.

No es el primer estudio que subraya la relevancia de desayunar. Otro reciente trabajo, también publicado en «JACC», encontró que desayunar poco o nada, menos 5 por ciento de las calorías diarias recomendadas, es decir, el equivalente a menos de 100 calorías/desayuno para una dieta de 2.000 calorías por día, duplicaba el riesgo de lesiones ateroscleróticas independientemente de la presencia de los factores de riesgo tradicionales para la enfermedad cardiovascular, como el tabaco, el colesterol elevado, sedentarismo, etc.

Estos resultados del estudio PESA, una investigación española que lleva a cabo el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC) en colaboración con el Banco Santander, confirmaban el importante papel del desayuno sobre la salud cardiovascular, sino que sugieren que saltarse el desayuno podría servir como marcador de hábitos alimenticios y de un estilo de vida poco saludables.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario