Opinión

Algunos andaluces despabilados

Patricia Artero, twitter

Vicente Torres

11-08-2019

Como todo el mundo sabe, hubo un tiempo en que decenas de miles de españoles tuvieron que buscarse la vida en el extranjero.

Volvían en verano, cuando tenían vacaciones, y contaban las cosas que habían visto en esos países del mundo, Francia, Alemania o Suiza, principalmente, aunque algunos se iban más lejos. Una de las cosas en las que ponían más énfasis en sus relatos era que los andaluces eran los más trabajadores de todos. Esa fama de vagos que tenían adjudicada y de la que tanto partido supo sacar Pujol, el que quebró la Banca Catalana ante las narices de Felipe González y Alfonso Guerra, tenía fallos. También es cierto que algún señorito de mi pueblo, al que le daba vergüenza que lo vieran trabajar, desplazado a Francia por necesidad, pudo en el vecino país demostrar su innata laboriosidad.

La cuestión es que los andaluces arrastran una fama injusta, que no tiene en cuenta todas los condiciones que concurren en el caso y luego abundan los políticos a corto plazo, tan propios de las autonomías.

Pero hay otra clase de andaluces, que son los despabilados (de quitar el pabilo a la vela, para que se avive el fuego). Hace poco me referí aquí al Rufián, que si se hubiera quedado en Andalucía no habría tenido más remedio que trabajar para vivir, y desplazado a Cataluña ha encontrado el modo de vivir a costa de los catalanes, y del resto de los españoles, sin dar golpe.

Hoy he sabido, a través del digital Dulce Cataluña, que una que se apellida Artero, como un viejo conocido de Jesús Cacho, y que también es andaluza, sigue el mismo camino. O sea, la meta de este par de andaluces es vivir a lo grande, sin dar un palo al agua. El dilema para ella sería si le interesa más que le catalanicen el apellido, o que se lo feminicen, puesto que según afirma ella en su presentación no le falta de nada para ser admitida en esos clubes en los que la laboriosidad no es fundamental.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario