MÚSICA Música Finde

Cuando Los Sapos Bailen Flamenco

Ella Baila Sola

Se llamaban Ella Baila Sola y sus canciones hablaban del día a día y tenían unas letras muy originales

Valencia, viernes 09 de agosto de 2019

Ana Miralles.- Marta Botía (Madrid, 15 de septiembre de 1974) y Marilia A. Casares (Cuenca, 17 de diciembre de 1974) se conocieron en el instituto. En 1996 debutaron como Ella Baila Sola con la edición de su disco homónimo. Se separaron como dúo en octubre de 2001.

Estaban haciendo COU, y su afición por la música, fue lo que las unió definitivamente. Marta siempre había cantado en casa y en el colegio. Marilia, de origen brasileño y sangre alemana, portuguesa y española, escribió su primera canción a los once años.

Un día probaron a cantar juntas y descubrieron que sus voces encajaban perfectamente. No tardaron en encontrar un grupo de rock al que poder hacer los coros por algunos colegios mayores. Mientras tanto, seguían componiendo temas. Empezaron cantando en inglés, idioma que conocen perfectamente.

Una tarde en el Parque del Retiro, en Madrid, escuchando a Javier Alvarez, vieron como el productor Gonzalo Benavides le daba su teléfono para hablar sobre la posibilidad de grabar un disco. Marta lo apuntó también, y le llamaron para hablarle del grupo. Benavides no tardó en descubrir el talento de Marta y Marilia y las convenció para que cantasen en castellano. Estuvieron preparando maquetas, grabando temas y dando pequeños conciertos en Madrid.

En 1996, y en tiempo récord publicaron su primer álbum: Ella Baila Sola. Fue entonces cuando comenzaron a sonar en la radio y a tocar en directo por todo el país. Temas como Lo echamos a suertes (su primer nº 1 de Los 40 Principales el 28 de septiembre de 1996), Cuando los sapos bailen flamenco, Amores de Barra o Mujer florero, fueron canciones clave para entender el éxito de su álbum debú. Meses más tarde dieron el salto a Latinoamérica y se dispararon las ventas del disco.

Dos años después, en 1998, convertidas ya en grandes estrellas del pop nacional, editaron EBS, su segundo trabajo y uno de los disco más esperados de ese año. Contenía 15 nuevas canciones entre las que destacaban Y quisiera, Que se me va de las manos y Suelo de canicas, temas que seguían perfectamente la línea de lo que fue su primer disco, aunque, esta vez, mucho más elaboradas, con más presupuesto y medios.

El 20 de noviembre de 2000 vio la luz su tercera obra: Marta y Marilia y un disco mucho más pop que los anteriores que vino precedido del sencillo Cómo repartimos los amigos. Contenía 12 nuevos temas y se grabó con cuatro equipos de producción diferentes.


«En aquella época además estábamos acostumbrados a escuchar en voces de mujer canciones de amor. En nuestros discos había una mirada diferente» (Marilia, El Español, noviembre de 2017) 

En junio de 2001, después de muchos dimes y diretes sobre las desavenencias personales entre las componentes del dúo, se plantea la posibilidad de que ambas comiencen carreras en solitario y aparquen su singladura conjunta. Sin embargo, dos meses más tarde, en la rueda de prensa de los Grammy Latinos, Marilia se encargó de desmentir que fueran a separarse con el siguiente mensaje: «Estamos ahora mismo con la gira, que acabamos en octubre, y probablemente haya un nuevo disco a finales de este año o primeros del que viene. Estamos con muchas ideas y planes».

Y fue cierto, el disco llegó a finales de 2001. Se trataba de un recopilatorio: Grandes éxitos que no auguraba precisamente un final feliz de Ella Baila Sola. De hecho, tiempo más tarde, el 23 de octubre de 2001, en una rueda de prensa celebrada en el Hotel Palace de Madrid confirmaron la crónica de una muerte anunciada: Marta y Marilia se separaban para dar rienda suelta a sus inquietudes profesionales en solitario. Marilia definió la ruptura como «indefinida, pero no se sabe nunca si definitiva». Por su parte Marta se encargó de recordar: «ha caído por su propio peso».

De esta manera se cerró una de las etapas más coloridas de la música de autor española. Con ellas resurgió la fiebre de los cantautores, algo que había quedado casi en el olvido tiempo atrás. En el recuerdo quedaron tres buenos álbumes, más de dos millones de copias vendidas de los mismos y alrededor de 400 conciertos ofrecidos en España y Latinoamérica.

En 2002 Marta publicó su primer disco en solitario, Cumplir lo prometido, en el que ya estaba trabajando cuando anunciaron el adiós del dúo.

Vuelta al dúo

Ella baila sola forma parte de la lista de grupos que tuvieron la suerte de entrar por la puerta grande de la fama con su álbum debut. Y es que el mismo año que Marta y Marilia decidieron crear Ella baila sola –nombre que sugirió una amiga en alusión a la canción de Sting They dance alone– se alzaron como número 1 de las listas de éxito con su primer single Lo echamos a suertes durante varias semanas. Además, el disco consiguió un millón de ventas en pocos meses.

A pesar de los rumores y de alguna que otra intentona puntual, actualmente, no mantienen ningún contacto entre ellas, según admitió Marta recientemente.

Cuando Los Sapos Bailen Flamenco

Me alegra tanto oir tu voz aunque dormido, 
por fin viajabas como en tus sueños
buscando un sitio para volver,
y sin poder olvidar lo que dejas, lo que has aprendido,
van a cambiar las caras, los sueños, los dias
y yo lentamente te pierdo.

Como un regalo que al ensuciarse tiro quien limpiaba,
como un vaso después de beber el trago mas dulce.
con un adiós, con un te quiero,
y con mis labios en tus dedos
para no pronunciar las palabras que dan tanto miedo,
te vas y te pierdo.

Me alegra tanto escuchar tus promesas mientras te alejas,
saber que piensas volver algun dia,
cuando los sapos bailen flamenco.
y yo te espero, ya ves, aunque no entiendo bien que los sapos
puedan dejar de saltar y bailar lejos de su charco.
Porque mis ojos brillan con tu cara 
y ahora que no te veo se apagan.
porque prefiero que estés a mi lado aunque no tengas nada… 
te vas y te pierdo.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario