Parchis
Opinión

El plantón de Sánchez al Rey

Vicente Torres

08-08-2019

En una entrevista que le hicieron, Santiago Grisolía dijo que le irritaba sobremanera que alguien llegara cinco minutos tarde a una cita con él. Es mi vida, añadió y nadie tiene derecho a disponer de cinco minutos de ella.

Por supuesto que estoy absolutamente de acuerdo con Grisolía, porque en caso contrario no lo habría contado. Quien llega tarde a una cita, obliga a la persona con la que había quedado a recomponer toda su agenda, o a acortar el tiempo previsto para la entrevista. En cierta ocasión, vi que caminando me resultaría imposible llegar a tiempo, y cogí un autobús para que no me tuvieran que esperar cinco o seis minutos. Preferí llegar con antelación y ser yo quien esperara. Pero ocurrió que el conductor del autobús sufrió un mareo y tuvo parar y esperar a que se le pasara. Bajé corriendo y pillé un taxi. En un acto que no se podía empezar sin su presencia, el obispo o arzobispo llegó tres cuartos de hora tarde. Eso es pecado mortal, pero no estoy seguro de que se confesara.

Pedro Sánchez es un egoísta de primera magnitud. Ya lo demostró aquella vez en la que estuvo servil con Merkel y grosero con su propia esposa. Begoña ni se inmutó. Se conoce que lo tiene asumido de siempre y que no le parece mal. Ahora es incapaz de comprender la importancia del Rey en el Sistema Político Español y lo que representa. En algún momento, y con la misma desvergüenza con que se procuró un doctorado cum fraude, usurpó las funciones del Rey, o se saltó el protocolo. El presidente en funciones, antes ocupa, del gobierno de España, es un patán. Muestra indicios de que podría ser psicópata.

Es el presidente en funciones, pero ignora, o hace como que ignora, la función del Rey, y cree que puede engañar a todo el mundo cuando a estas alturas ya todo el mundo lo debería conocer.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario