Parchis
Opinión

Aquella encerrona a Paco Umbral

Vicente Torres

04-08-2019

Lo habían invitado a hablar de su libro y Paco Umbral acudió al programa convencido de que así sería. Una vez allí se dio cuenta de que Mercedes Milá le había preparado una encerrona, se hablaba de cosas que no tenían nada que ver, por lo que estaba siendo utilizado para otro fin.

Pecó de soberbia al pensar que su prestigio sería suficiente para poner en evidencia al programa y a Milá. Fue peor para él porque esa escena se ha utilizado en infinidad de ocasiones para ridiculizarlo. Quizá no pecara de soberbia, sino de inocencia. ¿Por qué tenía que pensar que el público está compuesto por gente seria, amante de la verdad y desdeñoso con la doblez?

A los mamones, que tanto abundan, no les hace ninguna gracia la justicia. Si el personal la deseara de verdad y ansiara que la vida transcurriera por sus cauces, sus artimañas servirían para poco. Ellos se sienten atraídos por la prepotencia, la arbitrariedad y la traición. Sienten con gran fuerza el influjo del mal. Suelen ser duros con las espigas y blandos con las espuelas. Y tan blandos que se derriten por los suelos.

Ese es el motivo, sin duda, por el que aquello de «he venido a hablar de mi libro» ha sido causa de broma y cuchufleta. Pocos se han interesado en conocer los pormenores del hecho, ni los motivos por los que reaccionó así.

Umbral podrá caer mejor o peor, se podrá estar de acuerdo con él o no, pero esa no es la cuestión en este caso, sino el dato de que tenía sobrados motivos para actuar de ese modo y, sin embargo, teniendo razón, el asunto ha podido ser utilizado en su contra.

Conviene meditar en ello, porque hemos llegado a un punto, en el que, como explico en ‘Aceptar el destino’, y perdón por la autocita, a partir del cual no sería posible el retorno.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario