Parchis
SOCIEDAD

Las vacaciones de verano provocan más crisis de pareja

Uno de cada cuatro españoles evita practicar sexo oral aunque el el 63,9 por ciento está dispuesto a experimentar

Valencia, domingo 28 de julio de 2019

A.C.- El verano, el calor, los niños, la falta de rutinas… Las vacaciones estivales provocan más rupturas de relaciones en pareja y los motivos se asocian a las tiranteces propias de la convivencia en quien apenas tiene tiempo de verse en mitad de la jornada laboral.

Se llega a discutir por los gastos, por el comportamiento de los hijos y cómo se afronta, también por los planes de ocio y por cómo se reparten las tareas… Para la psicóloga y directora técnica de Clínicas Origen, Pilar Conde, “se trasladan a los días de descanso las tensiones habituales de la pareja, con la diferencia en que todo se concentra en quince días o una semana”.

No es que una pareja se rompa por pasar junta las vacaciones, matiza la psicóloga, “sino que sus miembros ya llevan una época distanciados, alguna o ambas de la partes no se encuentran satisfecha con la situación de la pareja y esos días pueden ser el estímulo para dar el paso”. Por tanto,las vacaciones no son la causa aunque si pueden ser el desencadenante.

Planificar las vacaciones

La presencia de los hijos es determinante a la hora de tomar  decisión de viajar o quedarse en casa, que suele inclinar la balanza por salir con ellos para que disfruten del aire libre y la naturaleza.

En este caso, la experta recomienda que la pareja se siente antes de salir para abordar los factores de estrés que pueden surgir durante los días en familia. Al final, advierte, la convivencia y el bienestar emocional dependerán en gran medida de cómo uno decida afrontar los obstáculos que se le presenten. No es que viajar o no viajar vaya a cambiar la situación o eliminar los conflictos que haya. Irse de vacaciones cuando se está en conflicto tiene sus riesgos, explica, “pero si la pareja es capaz de plantear cómo se va afrontar el viaje, negociando y estableciendo límites, pueden llegar a disfrutar del veraneo. Ahora bien, no es la solución a las dificultades presentes”.

Esta solución pasa por una terapia de pareja, proceso que se puede realizar en verano, bien de manera presencial u online. Por un lado, hay que tener en cuenta que si las vacaciones son cortas, a veces no llegamos a disfrutar porque tardamos entre tres y cuatro días en desconectar de la rutina. Durante esas primeras jornadas en la playa o haciendo turismo y, si vamos acompañados de mucho estrés previo, si estamos pendientes del trabajo, de los mails, de las llamadas, no estaremos teniendo una actitud de desconexión, lo que nos impedirá fijar la atención en el momento presente y en nuestra pareja.


Para la experta Pilar Conde, en verano tenemos más tiempo para acudir a terapia, “para reflexionar y empezar a trabajar con las herramientas psicológicas que van a mejorar la relación”

Herramientas psicológicas

1. Expresar y recibir las opiniones del otro, así como aprender a negociar y llegar a acuerdos conjuntos.

2. Reforzar a la pareja, tanto a nivel verbal, a nivel afectivo y personal.

3. Dividir el tiempo para estar en pareja, con amigos (tanto juntos como por separado) y administrar nuestros ratos para hobbies.

4. Expresar las emociones y gestionarlas de manera interna en la pareja.

5. Gestionar los conflictos habituales de la relación.

Es muy importante que los dos estén convencidos de la importancia de acudir a un terapeuta, puesto que, de lo contrario, la terapia resultará fallida.

Sexo

En cuanto al sexo, cada persona y cada pareja tiene sus gustos y particularidades, pero los españoles tienen algo en común porque según un estudio reciente, el 64,6 por ciento prefiere mantener relaciones sexuales convencionales, aunque el 63,9 por ciento está dispuesto a experimentar.

Esta es una de las conclusiones que se desprende de una encuesta llevada a cabo por Ashley Madison, portal de citas para personas casadas. Asimismo, el 74,5 por ciento de los encuestados desea tener sexo oral durante sus relaciones íntimas. Aunque el porcentaje de personas que quieren experimentar es alto, la inmensa mayoría prefiere hacerlo en pareja, sin incluir a terceras personas.

Aunque la creencia popular pueda ser la contraria, destaca que prácticas como el trío se encuentren entre las menos deseadas por los españoles, con tan solo un 31,1 por ciento. Aunque se tenga preferencia por el sexo tradicional –también conocido como «sexo vainilla»–, el 36 por ciento de los encuestados no quiere mantener relaciones suaves o relajadas y tan sólo el 12,7 por ciento prefiere que su acompañante tenga mucho aguante.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Visita nuestra sección de material escolar 📔✏🖊🖍 para que la #VueltaAlCole sea mucho más fácil

Camino del Santo Grial

Santo Cáliz de la Catedral de Valencia

Personalizamos #mascarillas lavables y reutilizables con tus propias creaciones o el diseño que más te guste