Parchis
Opinión

Un Tour bananero

Egan Bernal estaba realizando una gran etapa para dejar sentenciado el Tour de Francia. La organización se lo impidió.

Manuel Huerta26-07-2019

Que uno, como gran aficionado y practicante, desatienda comida, obligaciones familiares y profesionales por seguir a través de Eurosport (se lo recomiendo a todos los aficionados en lugar de la obsoleta Rtve), una de las decisivas etapas del Tour de Francia y una organización bananera, impropia en Europa, incapaz de prever, con la cascada de tecnología actual, que iba a nevar en la última subida a Tignes, es una frustración enorme e indignante. Esto solo pasa en el arrogante y torpe país vecino; que ridículo tan espantoso.

Resulta que la organización de la carrera ha decidido suspender la carrera a 28 kilómetros de meta debido al tremendo temporal (granizo) que en ese momento azotaba la bajada del puerto de l’Iseran y que provocó serios desprendimientos de tierra. El bochorno para el Tour es escandaloso, pues no preveyó con el suficiente tiempo estas circunstancias que podían darse. Antes, el colombiano Egan Bernal, prodigioso, había conseguido demarrar para marcharse en solitario y poner tierra de por medio en la clasificación general, neutralizando y superando con solvencia la ventaja del maillot amarillo Alaphilippe, en una emocionante etapa alpina.

La organización de la carrera ha informado que serán los tiempos marcados en la cumbre de la citada montaña —l’Iseran– (faltaría más!), los que determinarán las posiciones de la etapa, por lo que el joven colombiano del Ineos será el ganador de la jornada (y lo más seguro, de esta edición de la ronda gala). Además, se vestirá con el maillot amarillo en detrimento de Julian Alaphilippe (Deceuninck), que ya perdía más de dos minutos y finalmente se quedará a 40 segundos de la preciada prenda. Todo ello a falta de confirmación oficial, claro.

La suspensión privó a los aficionados de disfrutar de una última batalla en Tignes, donde finalizaba la etapa de este viernes, tras 126 kilómetros y en la que, presumiblemente, el corredor colombiano hubiera sentenciado el Tour 2019. Además y tras pasar por muy malos momentos, Mikel Landa había enlazado con un segundo grupo de perseguidores en donde salvo Pinot, lesionado, se encontraban el resto de hombres de la general que tenía por delante antes de esta etapa, por lo que la subida final a Tignes se revestía de una nueva emoción para los aficionados españoles por saber si el vasco era capaz de marcar diferencias para conseguir auparse a un cajón del podio final.

En fin, lamentable la organización de la considerada como mejor carrera ciclista del mundo. Que se vengan una temporadita a España, a seguir LaVuelta y a ver si son capaces de aprender algo.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario