Parchis
Opinión

El tiempo que no tendrá cumpleaños

Img. facebook AG-T P

Antonio Gil-Terrón Puchades

25-07-2019

Visto de una manera simplista, tres son las cosas que cuando convergen pueden alcanzar un estado parecido a eso que llamamos felicidad: La salud, el dinero, y el amor.

Podemos perder temporalmente alguna de las tres, o las tres al tiempo; sin embargo la salud, el dinero, y el amor pueden ser recuperables; lo que nunca es recuperable es el tiempo perdido.

El dolor por el tiempo desencontrado es triste cuando miramos hacia atrás, pero no es nada cuando lo comparamos con el desgarro que su pérdida nos produce cuando somos coautores conscientes, en tiempo presente, de su gratuita destrucción.

En cualquier caso, para aquellos que creemos que somos algo más que polvo y festín de gusanos, no existe tiempo perdido, sino tiempo aprendido; conocimiento y sabiduría para un nuevo despertar, lo cual nos óbice para que ahora nos duela, y mucho.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario