Parchis
Opinión

La posverdad y la justicia

La Aventura del Saber, TVE.

Vicente Torres

17-07-2019

Estoy de acuerdo con aquellos que piensan que la justicia española tiene más contemplaciones con los delincuentes que con quienes protegen sus bienes o sus vidas. Es decir, tengo la impresión de que si alguien entrara en mi casa a robar, estando yo dentro, o me asaltara por la calle, tendría que tener mucho cuidado al defenderme, en el caso de que fuera capaz de hacerlo, porque podría ser yo quien acabara en la cárcel.

Comprendo que no puede haber barra libre, sino que luego hay que poder justificar los hechos, pero creo que el agredido debe de tener un margen. Quien inicia las hostilidades es el otro, por tanto hay que partir de esa base.

Dicho esto, he de añadir que quienes defienden esta postura, que creo que no son pocos, no deben servirse de una mentira, o de una posverdad, para ganar adictos a la causa. Lo que cualquier ser humano que se precie debería intentar evitar por todos los medios es ser injusto. He dicho cualquier ser humano que se precie, no Rufián, Torra, Calvo o Iglesias.

Cierto escritor de índole banal, aficionado a echar migas a los patos, ha cogido el rábano por las hojas, con el fin citado anteriormente, y seguramente por ello el caso se ha convertido en mediático. Además, un partido político aficionado a los golpes de efecto, también ha cogido el rábano por las hojas, y ha iniciado una colecta.

Está bien que estas gentes defiendan una causa, que seguramente es justa, y hagan colectas, pero para ello deberían basarse en la verdad y no en ninguna posverdad.

Actuando de ese modo, la primera perjudicada es la causa que defienden. Deberían haber leído la sentencia antes de hablar. No les importa perjudicar el prestigio de un juez, es decir, no les importa el prójimo. Y, en este caso, ¿por qué se meten en política o se erigen en guardianes de las esencias?

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario