Educacion

‘España es una gran reserva moral, y esperamos que sea modelo para el mundo’

Monseñor Marcelo Sánchez Sorondo, Canciller de las Pontificias Academias de las Ciencias y de las Ciencias Sociales/UCV

Marcelo Sánchez Sorondo, Canciller de las Pontificias Academias de las Ciencias y de las Ciencias Sociales, en el Curso de Verano de la la Universidad Católica de Valencia

Valencia, miércoles 17 de julio de 2019

Antonio Casañ.- “El tema de las energías renovables está emergiendo muy fuerte, y también es un modelo en materia de donación de órganos. Faltaría, de hecho es lo que más me preocupa, el invierno demográfico en el que se encuentra España, pues apenas nacen niños. Las estructuras sociales deben apoyar la conciliación familiar para subsanar este problema: ni la Iglesia ni la misma sociedad puede salir adelante en este desierto generacional», ha señalado el obispo y teólogo argentino, y Canciller de las Pontificias Academias de las Ciencias y de las Ciencias Sociales, Marcelo Sánchez Sorondo, durante su intervención en el Curso de Verano de la Universidad católica de Valencia (UCV).

En cuestión ecológica “España es una gran reserva moral, y esperamos que sea modelo para el mundo”, recalcó Monseñor Sánchez Sorondo, que ha participado en el curso “El agua como bien universal: El reto ante la pobreza y el hambre en el mundo”, donde ha analizado la necesidad del cuidado del planeta, “la casa común”, a partir de la encíclica Laudato Si del Papa Francisco.


Durante su intervención, Monseñor Sánchez Sorondo también se ha referido a distintos proyectos que llevan en marcha las instituciones que dirige a favor de la sostenibilidad, fundamentalmente uno referido a la influencia del clima en la salud y otro sobre las energías renovables 

En su opinión, este texto “ha sido especialmente revolucionario porque ha asumido el dato bíblico y el dato de la ciencia”. En este sentido, urge que instancias católicas, “como la UCV, puedan influir en la comunidad científica, precisamente con facultades de ciencias experimentales, y que se enfrenten al problema ecológico no sólo desde las humanidades o la teología sino también desde la investigación científica”.

Así, ha citado a Pablo VI para recordar que “la actitud del hombre de ciencia debe de ser doble: ser responsable del futuro terrestre del hombre y ejercer así una caridad intergeneracional y reconocer que Dios ha puesto potencialidades en la Naturaleza que debe saber descubrir para el bien del hombre y el de la Naturaleza misma”.

La primera investigación, que la Academia Pontificia lanzó como un asunto novedoso y original, viene a mostrar que el clima influye negativamente a la salud humana, pues hay nuevas enfermedades y otras que están volviendo por su causa; de hecho, ha apuntado la relación entre la extensión del cáncer y el problema ambiental.

Asimismo,  ha subrayado la necesidad de que los ciudadanos asuman “lo importantes y urgentes que son las energías renovables, además de económicas; el problema es que a los lobbies del petróleo, que ganan dinero con la deforestación, no les interesa. La Academia está trabajando mucho en modelos renovables y estamos demostrando que, además, son modelos económicos”, ha expresado.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario