Educacion

Como practicar el inglés de tus hijos con la relajación del verano

Algunos consejos de David Bradshaw, Senior Assessment Services Manager, Cambridge Assessment English

Valencia, martes 16 de julio de 2019

Antonio Casañ.- El verano es, en todo caso, una muy buena oportunidad para realizar un tipo de inmersión en inglés más relajada en la que, fundamentalmente, el niño se dé cuenta de que puede aplicar lo aprendido, «lo que es muy motivador para seguir aprendiendo», apunta  David Bradshaw, Senior Assessment Services Manager, Cambridge Assessment English.

«El verano es un buen momento para garantizar la práctica de las cuatro habilidades del idioma -lectura, escritura, escucha y habla- pero siempre tomándolo como algo natural, sin presiones para el niño ni que él tenga la sensación de que los meses de descanso se convierten en una extensión del colegio. Estos periodos de relajación son muy importantes desde el punto de vista pedagógico para ayudar a afianzar lo a prendido y a tomar fuerzas y motivación para el siguiente paso en el aprendizaje. El verano es, en todo caso, una muy buena oportunidad para realizar un tipo de inmersión en inglés más relajada en la que, fundamentalmente, el niño se dé cuenta de que puede aplicar lo aprendido, lo que es muy motivador para seguir aprendiendo», destaca Bradshaw.

Los campamentos, en casa y en familia

La oferta de campamentos, ya sean urbanos o rurales, nacionales o en el extranjero, que ofrecen una inmersión total o parcial en inglés, se ha multiplicado en los últimos años y, por lo tanto, hay una gran disparidad en cuanto a los programas que se ofrecen. Para que esta actividad responda a las expectativas de los padres es importante tomar en consideración varias cuestiones:

-Número de horas y/o actividades que se van a practicar en inglés.

-Características de los profesores o monitores: ¿cuentan con una titulación en inglés que demuestra que tengan un nivel suficiente para interactuar con los niños en un entorno educativo y lúdico? ¿Cuentan con una titulación específica para la enseñanza del inglés? Este punto es muy importante para asegurar un programa enfocado a la enseñanza con un alto aprovechamiento.

-¿Cuál es el nivel de inglés general de los niños? ¿Mi hijo va a estar bien integrado para una correcta asimilación de los contenidos de la actividad? ¿Se diferencia de forma eficaz entre alumnos de distintos niveles para que todos puedan trabajar en su nivel del idioma sin perderse ni aburrirse?

Ninguna de estas preguntas tiene una respuesta definitiva, sino que depende de los objetivos de aprendizaje o de inmersión que los padres se hayan fijado. Es preciso tener en cuenta que, cuando en el grupo hay otros niños españoles, seguramente tendrán ratos en que hablen entre ellos en español. No es algo dramático. De hecho, para algunos supondrá un descanso mental y un apoyo social necesario. Lo importante es que la programación en inglés esté bien enfocada y se aproveche a fondo.


La relaación del verano sirve, desde el punto de vista pedagógico, para ayudar a afianzar lo aprendido y a tomar fuerzas y motivación para el siguiente paso en el aprendizaje

Mientras que la opción del campamento es una opción popular, no es ni mucho menos imprescindible. Hay otras posibilidades que, desde casa y en familia, permiten mantener fresco el inglés aprendido a lo largo del curso:

-Un rato de tele en inglés: si en verano permitimos algún tiempo más de televisión, mejor optar con la V.O. También el cine es una muy buena opción en este sentido.

-Un rato de lectura: siempre buscando libros adaptados al nivel de inglés del niño, y cuya temática encaja con sus intereses. La mayoría de los libros adaptados hoy en día incluyen un CD o una clave para descargar el texto leído en formato Mp3. De esta forma, se puede practicar no solo la comprensión de lectura, sino también la auditiva e incluso la pronunciación.

-Aprovechar el viaje: ya sea en España o en el extranjero, seguro que surgen oportunidades para entablar relaciones con niños de otros países. Animarles a jugar en la piscina o en la playa con pequeños de otras nacionalidades puede ser una experiencia sorprendente al ver lo bien que se entienden entre niños de edades parecidas y, por supuesto, muy enriquecedora para todos.

-¿Deberes en verano? Se trata de una controvertida decisión que solo pueden tomar los padres o educadores. Muchos colegios dan algunas pautas de lo que se puedehacer en inglés, ya sea a través de lecturas recomendadas o incluso actividades de repaso o lúdicas. La clave de estas actividades es que resulten entretenidos, y que sobre todo sirvan para repasar lo aprendido y así empezar el curso siguiente con buen pie más que adquirir conocimientos nuevos necesariamente.

-Un rato de Internet: bien orientado a través de la gran cantidad de recursos digitales accesibles, entretenidos y adaptados al nivel y a las edades de los niños. Un ejemplo es la plataforma Cambridgeparati.es, que incluye una sección dedicada a apoyar a las familias de los más pequeños, aportando juegos, canciones y actividades con los que disfrutar del inglés en familia.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario