6 Colegios Diocesanos de Valencia atenderán desde este lunes a alumnos y a hijos de familias sin recursos

Img archivo iV.com

Del 1 de julio al 2 de agosto, en “#unveranodiferente”, participan más de 400 niños de familias necesitadas / Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús

Valencia, domingo 30 de junio de 2019

AVAN.- Un total de 6 Colegios Diocesanos, de Valencia y algunas localidades de la diócesis, abrirán mañana, lunes, sus puertas para atender y alimentar a alumnos así como a niños de familias sin recursos, en la iniciativa “#unveranodiferente” que se desarrollará durante el mes de julio y hasta el 2 de agosto con la participación de más de 400 escolares.

En este proyecto, promovido por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, colaboran la Fundación San Vicente Mártir-Colegios Diocesanos, Cáritas Diocesana y la Universidad Católica de Valencia (UCV), y se pondrá en marcha por tercer año consecutivo. El horario de este año será de 10 de la mañana a 2 de la tarde, de lunes a viernes. 

Este verano los Colegios Diocesanos en los que se desarrollará son: San Marcelino, Santiago Apóstol (Escalante), Santiago Apóstol (Dr. Olóriz) y Nuestra Señora de los Desamparados de Valencia; San Antonio de Padua II de Catarroja y Sant Roc d’Alcoi. 

El objetivo es que “los niños, niñas y adolescentes que se encuentran en edad escolar puedan seguir recibiendo la beca de comedor durante el periodo en que los centros educativos mantienen cerrados los comedores escolares”. Se trata de menores “cuyas familias son atendidas de forma habitual por la Cáritas parroquias de su barrio”, según han informado hoy en rueda de prensa los responsables de la entidad benéfica.

Así, “esta iniciativa pretende ofrecer una alternativa, un tiempo donde este alumnado pueda compartir experiencias, aprender y divertirse mediante el juego y el diálogo, cuidar hábitos de higiene y fomentar rutinas saludables, entre otras actividades, gracias al apoyo del voluntariado de la Universidad Católica de Valencia.

Cardenal Cañizares: “la Iglesia no puede quedar al margen de los necesitados”

El proyecto fue puesto en marcha “en un afán de preocupación por parte del Cardenal por la sociedad y por la crisis, que, aunque parece menor sigue afectando a algunos de nuestros centros, según las mismas fuentes, que han destacado que “una de las finalidades de la educación católica (plasmada en el Carácter Propio de los Colegios Diocesanos) y, junto con ella, de la Iglesia universal, es dar respuesta a las personas con necesidades”.

Cómo colaborar

Para más información sobre la iniciativa, las personas interesadas pueden consultar la web de la Fundación http://fundacioncolegiosdiocesanos.com/unveranodiferente/, la de Cáritas en http://www.caritasvalencia.org/qhacemos_programas_info.aspx?ld=387 o visitar las redes sociales del proyecto en Facebook e Instagram.

Igualmente, para poder llevar a cabo este proyecto, la organización necesita colaboración económica. El coste de cada menor asciende a 8 euros al día y, para ello,  Cáritas Diocesana de Valencia ha habilitado la siguiente cuenta bancaria:

BANCO SANTANDER: ES29 0030 3072 27 0085233271


“Necesitamos contemplar y admirar cuanto se entraña en el Corazón sacratísimo de Jesucristo para aprender lo que es el amor y lo que significa amar” (cardenal Cañizares)

Fiesta del Sagrado Corazón 

En su carta semanal, el cardenal arzobispo de Valencia Antonio Cañizares describe “al sacratísimo Corazón de Jesús que nos descubre la inmensidad de ese inmenso amor misericordioso que es Dios mismo y nos entrega en su Hijo, de quien nada ni nadie podrán apartarnos jamás”.

En la misiva, el Cardenal destaca que “cinco días después de la fiesta del Cuerpo y de la Sangre de Cristo, sacramento de la caridad y la verdad de Dios, adoramos su Sagrado Corazón. En el lenguaje bíblico el “corazón” indica el centro de la persona, la sede de sus sentimientos y de sus intenciones”.

“En el Corazón de Cristo Redentor adoramos el amor de Dios a la humanidad, su voluntad de salvación universal, su infinita misericordia”, continúa el arzobispo. “Rendir culto como hacemos en esta fiesta, y deberíamos hacer todos los días, al sagrado Corazón de Jesús, significa adorar aquel Corazón de hombre con que nos amó Jesús, aquel Corazón que, después de habernos amado hasta el extremo, hasta el fin, fue traspasado por una lanza y, desde lo alto de la cruz, derramó sangre y agua, fuente inagotable de vida nueva y eterna”.


“Como dijo San Juan Pablo II, junto al Corazón de Cristo, el corazón del hombre aprende a conocer el sentido verdadero y único de su vida y de su destino, a comprender el valor de una vida auténticamente cristiana, a evitar ciertas perversiones del corazón humano, a unir el amor filial hacia Dios con el amor al prójimo”

Sólo de esta fuente inagotable de amor que es el Corazón de Jesús, podremos sacar la energía necesaria para amar, para vivir y cumplir nuestra vocación al amor, para llevar a cabo nuestra misión. Necesitamos contemplar y admirar cuanto se entraña en el Corazón sacratísimo de Jesucristo para aprender lo que es el amor y lo que significa amar. Debemos recurrir a esta fuente insondable del Corazón traspasado y abrasado de Cristo para alcanzar el verdadero conocimiento de Jesucristo y experimentar más a fondo su amor. Así podremos comprender mejor lo que significa conocer en Jesucristo el amor de Dios, experimentarlo teniendo puesta nuestra mirada y nuestra confianza en Él, hasta vivir por completo de la experiencia de su amor, para poderlo testimoniar después a los demás”.

El cardenal arzobispo de Valencia alude al Corazón de Jesús como “símbolo de su amor infinito, amor que nos impulsa a acoger su amor, y así amarnos los unos a los otros, y hacer de nuestra vida, una vida de amor, de entrega, de misericordia, de compasión, de perdón, de gracia, de don”.

Pero aún más, “este amor del Corazón filial de Jesús que nos invita a entregarnos totalmente a su amor salvífico “tiene como primera finalidad la relación con Dios. Por eso, este culto, orientado totalmente al amor de Dios que se sacrifica por nosotros, reviste una importancia insustituible para nuestra fe y para nuestra vida en el amor. Quien acepta el amor de Dios interiormente queda modelado por Él. El hombre vive la experiencia del amor de Dios como una llamada a la que tiene que responder. La mirada dirigida al Señor que tomó sobre sí nuestras flaquezas y cargó con nuestras enfermedades, nos ayuda a prestar más atención al sufrimiento y a las necesidades de los demás”.

print

Se el primero en comentar on "6 Colegios Diocesanos de Valencia atenderán desde este lunes a alumnos y a hijos de familias sin recursos"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*