CIENCIA Technology

Un telescopio español descubre dos planetas que podrían albergar condiciones para la vida humana

Recreación artística del sistema de la Estrella de Teegarden. U. GÖTTINGEN / HOUGARDY

Los nuevos mundos tienen masas parecidas a la Tierra y sus temperaturas podrían ser lo suficientemente suaves como para albergar agua líquida en sus superficies

Valencia, martes 18 de junio de 2019

informaValencia.com.- Las observaciones se vienen realizando desde hace tres años con el instrumento CARMENES en Calar Alto (Almería), así como con otras instalaciones complementarias en Granada o en el Observatorio del Montsec. El método utilizado para la detección es la denominada técnica Doppler. Cuando un planeta orbita una estrella causa un pequeño movimiento reflejo de ida y vuelta. Este movimiento induce un efecto muy sutil en la luz de las estrellas, que CARMENES mide con una precisión de 1 m/s, el equivalente a la velocidad al caminar. Los planetas pequeños producen señales pequeñas, pero éstas son más fáciles de detectar en enanas rojas pequeñas como Teegarden que en una estrella como el Sol, porque el movimiento reflejo es mayor y se repite con más frecuencia.

Investigadores entre lo que se encuentran varios del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), han descubierto dos planetas tipo Tierra alrededor de la cercana y pequeña estrella de Teegarden, a unos 12,5 años luz del sistema solar.

Ilustración de la zona habitable para diferentes estrellas –

Teegarden es una de las enanas rojas más pequeñas que se conocen (una décima del radio del Sol). A pesar de su proximidad y debido a que es tan tenue, no fue identificada hasta el año 2003. Ultrafría, su temperatura es de 2.600° C (en comparación con los 5.500° C del Sol), es 1.500 veces más débil y 10 veces menos masiva que nuestra estrella. Como resultado, irradia la mayor parte de su energía en longitudes de onda rojas e infrarrojas.

Los planetas ahora descubiertos tienen masas parecidas al nuestro y sus temperaturas podrían ser lo suficientemente suaves como para albergar agua líquida en sus superficies, por lo que quizás podrían ser habitables. Pero es uno de ellos, el más próximo a su estrella, Teegarden b, el que más ha llamado la atención: es el planeta extrasolar más parecido a la Tierra que se haya encontrado jamás. El artículo, liderado por astrónomos de la Universidad de Göttingen (Alemania), se publica en la revista «Astronomy & Astrophysics».

Casi iguales a la Tierra

Los científicos recogieron más de 200 mediciones Doppler en el sistema de esta estrella que mostraron la presencia de al menos dos señales, identificadas como los exoplanetas rocosos Teegarden b y Teegarden c. A partir de los movimientos medidos, los astrónomos han podido deducir que no se trata de supertierras (entre dos y diez veces la masa de la Tierra), sino de algo aún más emocionante: lo que se llaman tierras o planetas tipo Tierra, aquellos que tienen una masa prácticamente idéntica.

Y dado que su estrella, pequeña y estable, irradia mucha menos energía que nuestro Sol, las temperaturas en estos planetas deberían ser suaves y podrían, en principio, contener agua líquida en sus superficies.

«A pesar de que son planetas templados, las estrellas de este tipo suelen tener una actividad magnética alta que puede afectar al mantenimiento de una atmósfera y aunque Teegarden no sea de las más activas, esto puede ser un problema», aclara Pedro Amado, del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC).

Los dos planetas pueden ser parte de un sistema más grande, ya que las estrellas de muy baja masa parecen tener sistemas planetarios densamente poblados. Más datos podrían revelar un sistema aún más rico, aunque se trataría de mundos externos aún más difíciles de detectar.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario