Actualidad Cultura

El documento hallado en el Archivo de Toledo vuelve a poner de actualidad el Imperio terrestre español en América

Reyes Católicos/Img. de National Geographic

A pesar de que Portugal creó una infinidad de rutas comerciales, decidieron no apoyar a Colón por considerar que «hablaba mucho y sabía poco»

Valencia, domingo 16 de junio de 2019

Salvador Miralles.- La carta que el Rey de Portugal Juan II envió a Fernando el Católico en la que se notifica por primera vez la gesta de Cristóbal Colón en el Nuevo Mundo, hallada hace unas semanas en el Archivo de la Nobleza de Toledo y que la institución hizo pública el jueves pasado, ha devuelto al primer plano de la actualidad la Conquista del vasto Imperio español en América.

Los debates sobre las posturas de los reinos español y portugués con respecto al Almirante, la difícil y complicada relación entre Isabel de Castilla y Juan de Portugal, la figura de Hernán Cortés, de Francisco Pizarro, de Hernando de Soto, de Cabeza de Vaca, de Lope de Aguirre o de Bartolomé de las Casas entre otros importantes personajes de finales del siglo XV y principios del XVI, vuelven a poner de manifiesto en casi todos los casos, la simpleza de la utilización política de la Historia, tal y como confirman los historiadores Enrique Krauze Manuel Lucena Giraldo, desde Ciudad de México y desde Madrid, respectivamente: » Ambos serán por cierto, dos de los protagonistas del próximo ciclo de conferencias dedicados al conquistador, que tendrá lugar en la sede de la Real Academia de la Historia entre el 21 al 28 de junio.

Una utilización política que se ha reavivado en los últimos tiempos desde ambas partes del Atlántico, por partes del presidente López Obrador primero, y del ministro de Cultura socialista español José Guirao, poco después, justificando la ausencia de conmemoraciones por los 500 años del encuentro entre España y México diciendo que el tema de Cortés era «complicado». El mandatario mexicano acaba de enmendar su error en el primer encuentro con altos cargos españoles: «Tenemos lazos que nos unen desde hace mucho tiempo y podemos tener diferencias transitorias», declaró López Obrador después de que exigiera por carta al Rey Felipe VI disculpas por la conquista. El Gobierno español todavía no lo ha hecho.

Y es que como recoge el periodista Bruno Pardo Porto hoy en el diario ABC, en una magnífica y doble conversación con Krauze y Lucena Giraldo (les recomiendo su lectura), «la hazaña de Colón, a mi juicio, no es inferior a la de Julio César o a la de Alejandro Magno», destaca el experto mexicano, que reivindica además que los políticos deberían dejar hablar más a los historiadores antes de interpretar la historia según sus intereses electorales.

De la misma forma viene a expresarse el investigador español Manuel Lucena, cuando comienza a explicar su visión sobre Hernán Cortés: «es una metáfora de un pasado imperial, colosal, emprendedor. Seguramente Cortés nos está interrogando desde el pasado sobre qué hemos hecho con toda esa escala del mundo en la cual ellos vivieron, con esas hazañas, con esa capacidad de riesgo que tenían en la Europa de finales siglo del siglo XV». O el galardonado escritor neorrealista, el madrileño José Ángel Mañas (Historias del Kronen), que considera como más importante para la historia al conquistador extremeño que al propio Miguel de Cervantes.

Juan II de Portugal

«El bocazas que hablaba mucho y sabía poco»

Pero volviendo al hallazgo del documento del Archivo de la Nobleza, el ensayista británico Roger Crowley, experto en historia naval (Imperios el mar) (El mar sin fín) (Venecia. Ciudad de Fortuna), disertaba hace unos meses sobre de la mala relación del rey Juan II de Portugal con Cristóbal Colón, marino al que despreció por considerarle torpe y que, a la postre, ayudó a encumbrar a los Reyes Católicos.

Crowley explica con detalle la opinión del monarca luso con el marino: «Los portugueses llamaban a Colón el “falador” porque decían que hablaba mucho y sabía poco. A lo largo de los siglos se han sentido dolidos por la historia de este descubridor. Son partidarios de que el navegante ha herido su orgullo como nación, les ha robado su historia nacional y ha hecho que el mundo se olvide de su gran momento de gloria. No obstante, Colón era conocido en Portugal. Era una figura importante dentro del círculo real y de la corte portuguesa».

Para el escritor inglés, Colón tenía mucha relación con el país vecino. Los españoles, por ejemplo, le conocían como el “portugués” porque había aprendido a navegar con ellos y se había casado con una lusa. A pesar de todo, veían en él a un hombre con una gran determinación y una gran visión. Al final fueron ellos quienes le dieron la oportunidad de viajar al Nuevo Mundo. «Los portugueses creían que sus cálculos eran erróneos. De hecho, los expertos del rey (astrónomos judíos que habían sido expulsados de Castilla) estaban convencidos de que había reducido el tamaño del mundo en un 25%. Al final era cierto, pero Colón tuvo suerte y encontró América».

 

 

 

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario