Opinión

De cómo vivir más años sin perecer en el intento

Antonio Gil-Terrón Puchades

Valencia, martes 14 de mayo de 2019

«El cerebro es un músculo fácil de engañar; si sonríes cree que estás contento y te hace sentir mejor».

Esta es una de las frases que más me gusta del doctor Juan Hitzig, un médico geriatra que se ha hecho famoso por el desarrollo de lo que él denomina como “alfabeto emocional”, un sistema para prolongar los años de vida sin perder calidad.

Hitzig afirma en su libro «Cincuenta y tantos» que alrededor de los cincuenta años el ser humano se encuentra en el “Punto de Inflexión Biológica” que va a definir en qué forma va a envejecer.

Dicha afirmación se basa en los estudios e investigaciones llevados a cabo por este geriatra y su equipo a lo largo de varios decenios, y que se resume en lo siguiente:

LAS CONDUCTAS CON “R”:

– Resentimiento
– Rabia
– Reproche
– Rencor
– Rechazo
– Resistencia
– Represión…

Son generadoras de cortisol, una potente hormona del estrés, cuya presencia prolongada en sangre es letal para las células arteriales ya que aumenta el riesgo de sufrir episodios cerebrovasculares, o problemas cardíacos.

LAS CONDUCTAS “R” GENERAN ACTITUDES “D”:

– Depresión
– Desánimo
– Desesperación
– Desolación

EN CAMBIO, LAS CONDUCTAS CON “S”:

– Serenidad
– Silencio
– Sabiduría
– Sabor
– Sexo
– Sueño
– Sonrisa
– Sociabilidad
– Seducción…

Son productoras de Serotonina, una hormona generadora de tranquilidad que mejora la calidad de vida, aleja la enfermedad y retarda la velocidad del envejecimiento celular.

LAS CONDUCTAS “S” GENERAN ACTITUDES “A”:

– Animo
– Aprecio
– Amor
– Amistad
– Acercamiento

NOTA: Curioso. En cualquier caso no he podido evitar, al leer las conductas con “R” y sus negativos efectos, recordar el libro publicado por un tal Sánchez, titulado MANUAL DE “RESISTENCIA”.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario