Cultura Educacion

El cardenal Ravasi pide a los políticos, cara a las elecciones, ‘visión de futuro y que escuchen a las voces implicadas en la educación’

Gianfranco Ravasi, presidente del Consejo Pontificio para la Cultura/UCV

El presidente del Consejo Pontificio para la Cultura pronuncia la ponencia inaugural del II Congreso Internacional de la Cátedra Scholas Occurrentes de la UCV

Valencia, miércoles 10 de abril de 2019

IV.COM (@informavalencia).- Giafranco Ravasi, presidente del Consejo Pontificio para la Cultura, ha participado en la apertura del Congreso Internacional de la Cátedra Scholas Occurrentes de la Universidad Católica de Valencia (UCV), donde ha pedido a los políticos, de cara a las próximas elecciones, “visión de futuro y que sean capaces de proyectos a largo plazo, no sólo de tratar de resolver problemas de modo inmediato, casi instintivo. Muchos políticos no piensan en la mente o en el corazón de la persona”.

Igualmente, se ha referido a la necesidad de que los dirigentes “no actúen aisladamente, sino que sean capaces de escuchar al resto de voces implicadas en la educación, entre las que se encuentra la Iglesia. Es evidente que hace falta un pacto global en el que entren todos los agentes educativos pero sin aceptar, de forma ingenua, el cambio cultural y antropológico que se está produciendo; hemos de buscar puntos de referencia seguros”, ha expresado.

En este nuevo paradigma cultural actual ha profundizado el cardenal Ravasi en la conferencia inaugural del Congreso, donde se ha referido también al nexo entre ciencia y ética antropológica y a la nueva comunicación por internet, con el objetivo “no tanto de que ofrecer soluciones sino de poner interrogantes sobre los cuales la UCV se comprometa en su investigación en apoyo a la cultura cristiana”.

Así, el ponente ha advertido de “la erosión de las identidades culturales, morales y espirituales y la fragilidad de los nuevos modelos ético sociales y políticos, que desquebrajan los cánones de identidad y los códigos éticos, así como propician los fundamentalismos, nacionalismos, populismos, soberanismos y localismos”.

Estos cambios, igualmente, inciden en una crisis antropológica, marcada “por el primado de las emociones, de lo inmediato y lo gratificante, por la acumulación lineal de cosas más que por la profundización de los significados. La sociedad, en efecto, busca satisfacer todas sus necesidades pero apaga los grandes deseos y elude los proyectos de mayor aliento, creando así un estado de frustración y, sobre todo, de desconfianza en el futuro. La vida personal está vacía y florece entonces el narcisismo, la autorreferencialidad, que tiene emblemas simbólicos como el selfie, los auriculares, la exterioridad corpórea”, ha detallado el prelado.

Por ello, el presidente del Consejo Pontificio para la Cultura ha citado a Paul Ricour para subrayar que “vivimos en una época en la que la bulimia de los medios corresponde a la atrofia de los fines. Domina el primado del instrumento respecto al significado, la tecnocracia sobre la ciencia, la finanza sobre la economía, el aumento de capital sobre la inversión”.

El Cardenal Cañizares con Gianfranco Ravasi, hoy en la UCV

Cardenal Cañizares

El Cardenal Arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha apelado a “unificar y agrupar a la sociedad en torno al pacto educativo y a desarrollarlo, pues ya existe en el artículo 27 de la Constitución”

“Si hay partidos y grupos sociales en contra de un pacto es porque no educan. Nosotros agradecemos que este pacto educativo sea también para la ciudadanía global, para el cambio cultural y para llevar a cabo, sencillamente, la renovación de nuestra sociedad: una humanidad nueva hecha de hombres y mujeres nuevos”, ha añadido el Gran Canciller de la UCV.

José Manuel Pagán

Por su parte, el rector de la UCV, José Manuel Pagán,  ha asegurado que “hablar de educación y bien común hoy, más que una oportunidad, es una necesidad. La realidad que vivimos nos empuja a exigir la libertad de enseñanza en sentido amplio, que integra el derecho de los padres como responsables primeros e insustituibles de la educación de los hijos a elegir el centro que quieren, pero, sobre todo, un derecho que les garantice educar a sus hijos conforme a sus convicciones morales y religiosas”.

Esta exigencia “debe trasladarse de forma clara hoy a los poderes públicos”, ha apuntado Pagán, que también ha incidido en que “de igual forma, debemos ser exigentes con nuestras instituciones educativas católicas, colegios y universidades, a las que debemos pedirles para nuestros alumnos una educación que sea auténtica y fiel a nuestra razón de ser. Esto es una educación que transita a las nuevas generaciones valores y principios vitales que les ayuden a crecer como personas”.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario