Con-ciencia Salud

Investigadores españoles incorporan probióticos en el colchón de cuna

Imagen aplicación colchón cuna Babykeeper/Instituto Europeo de Calidad del Sueño

Un equipo del Instituto Europeo de Calidad del Sueño consigue inocular probióticos en los textiles, inhibiendo la bacteria estafilococo aureus, responsable de infectar las erupciones de la piel del bebé

Valencia, viernes 05 de abril de 2019

Antonio Casañ (@tonicasan55).- Los investigadores del Instituto Europeo de Calidad del Sueño (ESCI por sus siglas en inglés) han conseguido aplicar con éxito los probióticos al textil, consiguiendo inhibir la bacteria estafilococo aureus en un 99%. Esta bacteria es la responsable de las infecciones cuando se producen erupciones en la piel de los bebés.

“Los probióticos son un nuevo sistema de protección al colonizar el textil y literalmente no dejar hueco para la proliferación de colonias de bacterias negativas como la estafilococo aureus”, explica el director de Innovación de ESCI, Tomás Zamora.

Los probióticos están presentes en el cuerpo humano y tienen un efecto protector frente a bacterias “malas” y su uso está bastante extendido en la industria de la alimentación, pero es bastante novedoso en la de productos farmacéuticos. Este avance “es un hito porque se han conseguido dos retos; por un lado, aplicar el probiótico en el textil y que sobreviva a factores adversos como la temperatura o la mezcla con otras sustancias, y por otro, que lo colonice sin dejar que lo haga la estafilococo aureus”. ESCI ha probado con éxito los resultados en dos laboratorios independientes, el del Instituto Tecnológico del Textil, AITEX, y Laboquim, que confirman, por primera vez, la inhibición de la bacteria negativa.

La aplicación práctica de esta innovación, denominada Dermawell Probiotic, se implantará al colchón BabyKeeper Pro, un producto sanitario con marcado CE y con las más altas exigencias de calidad en el uso de textiles o ausencia de productos nocivos. De este modo el colchón, que se fabrica en Valencia, sigue incorporando nuevas innovaciones que se unen a otras anteriores para prevenir la plagiocefalia postural en los primeros meses de vida, detectar fiebre con un cambio del color de la funda cuando el bebé supera los 37,5º o reducir los factores exógenos del Síndrome de Muerte Súbita del Lactante.

El colchón Babykeeper basa su desarrollo en las conclusiones del primer estudio para reducir los factores exógenos del SMSL, impulsado por entidades públicas y privadas de distintas partes del mundo y apoyado por fondos europeos. Fruto de las conclusiones se diseñó y patentó el núcleo ERMA, con una transpirabilidad cercana al 100%, que permite la evacuación de CO2, el exceso de calor, y aporta una correcta ergonomía, tres aspectos externos que influyen en el SMSL.

Pero además ante el creciente número de casos de plagiocefalia postural, una deformación craneal de la cabecita del bebé en sus primeros meses de vida, implanta un sistema que la previene. Se trata de un hueco en el núcleo del colchón, con forma de corona, que se puede extraer y que recoge la cabecita y la libera de presiones. Su efecto se ha investigado con bebés reales, en colaboración con otros Institutos de investigación, concluyendo que la presión sobre la zona occipital de los pequeños se reducía en un 60% con el nuevo colchón, frente a otros convencionales. La plagiocefalia postural afecta, según un estudio publicado en la revista Anales de Pediatría, de la Asociación Española de Pediatría, hasta al 48% de los bebés por la recomendación médica de acostar boca arriba al bebé para evitar el síndrome de la muerte súbita.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario