Educacion

Denuncian posibles irregularidades en la concertada por concentrar rentas bajas

Un informe de la Universitat de Valencia alude a que el 90% del alumnado de un colegio privado es de familia pobre pese a estar en una de las zonas más ricas

Valencia, miércoles 03 de abril de 2019

Antonio Casañ (@tonicasan55).- El 77,13% del alumnado de los centros privados con conciertos educativos de Valencia proceden de familias con rentas bajas, lo que supone más de dos puntos porcentuales más que los admitidos en los centros públicos. De hecho, un centro que escolariza alumnos adscritos al área de mayor renta de la ciudad tiene un 90% de estudiantes procedentes de familias pobres.

Un informe incluido en el proyecto de investigación ‘Mapa Escolar de Valencia’, encargado por el Ayuntamiento y que ha elaborado la Universidad de Valencia, sostiene que “no existe ninguna razón objetiva desde el punto de vista de la admisión del alumnado que conduzca a la necesidad de eliminar o restringir el criterio de proximidad para la asignación de plazas escolares en los centros educativos de la ciudad mediante el llamado distrito único”. “Las familias valencianas prefieren escolarizar a sus hijos e hijas en centros próximos a sus domicilios”, destaca.

Asimismo, este análisis advierte que, los resultados de los procesos de admisión de los últimos 10 años, reflejan “la existencia de irregularidades en la concesión de puntos”. Alude, por ejemplo, a “concentraciones sorprendentes del alumnado con baja renta” en centros concertados ubicados en zonas de la ciudad de alto nivel adquisitivo.

El informe ve “indicios de posibles prácticas irregulares que la administración educativa encargada de supervisar el proceso debería investigar”, dado que la admisión de alumnado de familias más pobres se concentra en centros “donde se escolariza tradicionalmente la burguesía”, en un porcentaje mucho mayor que los centros ubicados en barrios menos favorecidos. “El sorprendente dato escapa a toda lógica y no parece corresponder con la realidad social del alumnado de colegios concertados”, añaden.

Al parecer y según la información publicada este miércoles en diversos medios nacionales, la denuncia alerta sobre la posibilidad de que los centros concertados podrían estar sugiriendo a las familias presentar una declaración de la renta inicial baja, a la que después se le sumaría otra complementaria más cuantiosa.

Los autores del informe señalan que, en el caso de que no se hubiera producido ninguna irregularidad, estas cifras demostrarían que el sistema de reparto de puntos “es claramente ineficiente” y convertiría a Valencia “en un caso digno de estudio particular”, dado que la escolarización de alumnado de clases bajas “se estaría produciendo de modo completamente opuesto al de la mayoría de los casos”.

Si estas concentraciones no son “fruto de irregularidades”, sostienen, “dispararían los índices de pobreza de la ciudad”.

Estas son algunas de las conclusiones del informe que se integra en el proyecto de investigación “Mapa Escolar de Valencia”, fruto del convenio de colaboración entre el Ayuntamiento de Valencia y la Universitat de Valencia-Estudi General (UVEG) para realizar una radiografía del conjunto del sistema de educación obligatoria del municipio de Valencia y proponer, si se considera necesario, modificaciones al mapa escolar vigente.

Distrito único

En el informe se contrastan los datos del proceso de admisión del curso 2014-2015, en el que se eliminó el criterio de proximidad para la asignación puntos en los centros escolares de la ciudad de Valencia; con los del curso 2018-2019, en el que se asignan puntos por domicilio familiar en el mismo distrito del centro o en el distrito colindante. Al comparar los datos de ambos procesos, se observa “cómo no existen grandes diferencias en la distribución general de la procedencia de las solicitudes”.

En concreto, puntualiza, “en torno al 65% de las solicitudes de admisión en ambos cursos se hicieron en centros ubicados en el mismo distrito que el domicilio familiar, con una variación entre ambos cursos inferior a dos puntos porcentuales”.

De esta forma y según el citado informe, los hogares prefieren escolarizar a sus hijos e hijas en centros próximos a sus domicilios, por lo que “la principal medida” que puede “promover la libertad de elección de centro escolar” es “garantizar la dotación de centros escolares cerca de sus domicilios”. Algunos barrios de València, añaden, “carecen” de estos servicios o la oferta es insuficiente.

“Es imprescindible una política de zonificación que permita estudiar las necesidades de cada sector de la ciudad, garantizar el acceso a una escuela de calidad a toda la población y permita un trayecto entre la escuela y el domicilio corto, fácil y seguro, posibilitando y reforzando los vínculos sociales de la comunidad”, prosigue el estudio.

Por ello, consideran que “no existe ninguna razón objetiva” que “conduzca a la necesidad de eliminar o restringir el criterio de proximidad para la asignación de plazas escolares en los centros educativos de la ciudad de València mediante el llamado ‘distrito único’”.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario