Cultura LIBROS

Aristóteles está en el origen del ‘Rat penat’ de la Corona de Aragón

Del profesor Miguel Vidal González

Así lo defiende en su nuevo libro, ‘»El “Rat penat”: de Aristóteles a la Corona de Aragón’, el profesor doctor Miguel Vidal González

Valencia, viernes 05 de abril de 2019

IV.COM (@informavalencia).- Aunque parezca increíble, todavía se desconoce el origen y significado del “Rat penat” de la Corona de Aragón. Símbolo de las ciudades de Valencia y Mallorca, entre otras, se acepta que surge de una mala representación del “drac alat” de la Corona. Sin embargo, esta difusa explicación siempre ha sido poco convincente.

Por otra parte, las leyendas que han asociado al “Rat penat” con Jaime I el Conquistador y su presencia en los escudos del Valencia CF y Levante UD han contribuido a valencianizar este símbolo. Pero sabemos que Jaime I no utilizó el Rat penat.

Lo cierto es que es extraño ver en la heráldica de una Corona cristiana un antiguo símbolo mefistofélico, oscuro, demoníaco, infernal, relacionado siempre con brujería y magia negra. Símbolo también de los ladrones. Despreciado por los supersticiosos.

Sin embargo, el profesor Vidal defiende en su nuevo libro que el origen del Rat penat «procede de una metáfora que podemos encontrar en la Metafísica de Aristóteles. Con los siglos, y debido al singular peso del filósofo, esta metáfora estuvo en medio de las interminables discusiones medievales, a través de los dos principales contendientes, Santo Tomás de Aquino y San Buenaventura», explica el investigador.

En el libro establece cómo el Rat penat metafórico se convertirá en símbolo positivo de sabiduría y conocimiento en la Edad Media, «lo que propiciará que llegue a verse en la cimera de Alfonso el Magnánimo».

El libro detalla este deslumbrante viaje que nos llevará del símbolo aristotélico al centro mismo de las discusiones medievales, para pasar por la apocalíptica voz de Arnau de Vilanova, llegando a manos del mismo Leonardo da Vinci, hasta alcanzar la “cimera” de Alfonso el Magnánimo de la mano de otro gran artista italiano: Pisanello. Para acabar encontrando todavía al Rat penat aristotélico nada menos que en San Juan de la Cruz.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario