Y me fui para no regresar

Antonio Gil-Terrón Puchades

No es porque me guste la Naturaleza, aunque también; es simplemente porque ya no soportaba mi ciudad.

A veces no sabemos dónde queremos ir, ni tan siquiera hasta dónde queremos llegar, pero lo que sí sabemos, o yo por lo menos siempre he sabido, es dónde no queremos vivir; dónde, por principios, no queremos estar.

print

Se el primero en comentar on "Y me fui para no regresar"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*