Opinión

Para ellos no es nada personal; solo son negocios. Para mi es algo personal

Antonio Gil-Terrón Puchades

Los que guisan las encuestas son como los maîtres/chefs de restaurantes, preguntando al cliente: – ¿Cómo desea el señor que le preparemos las verduras…?

Y es que en el mundo de los negocios quién manda es el cliente; o sea, el que paga. ¿O acaso alguien piensa que las empresas que realizan las encuestas de opinión son ONGS que trabajan gratis por amor al arte? Pues no. Son simples sociedades cuya única finalidad es obtener beneficios, y cuantos más, mejor.

Y viene toda esta perorata a cuento del reciente vómito sobre la ciudadanía de “encuestas interesadas” que, a causa de la fragmentación de la derecha, dan como ganador a Pedro Sánchez en los próximos comicios,

Y digo “encuestas interesadas” porque el mensaje subliminal que se envía se traduce en una llamada descarada a los votantes de derechas para que practiquen el “voto útil”; o lo que es lo mismo, el voto al PP.

Ahora pregunto yo: Si esto es cierto, y la fragmentación de la derecha da la victoria a Pedro Sánchez, cómo es posible que esa misma “derecha fragmentada” haya conseguido en Andalucía lo que la tradicional “derecha no fragmentada”, la de siempre, ha sido incapaz de conseguir en cuarenta años.

Los “genios” del invento de utilizar encuestas pagadas para acojonar al personal y dirigirlo al redil del voto útil, cobran por ello; yo, no. Claro, que tampoco soy un “genio” como para que me paguen; aunque intentar, lo han intentado.

Simplemente soy una persona normal a la que le entristece que insulten, no tanto su inteligencia, como sus vividas canas.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario