Educacion

Las Inteligencias Múltiples, además de las Matemáticas y la Lengua

La teoría del psicólogo, investigador y profesor de la Universidad de Harvard, Howard Gardner

Valencia, 18 de enero de 2019

IV.COM.- Para Beatriz Marcos Orellana, maestra de la Escuela Infantil Nemomarlin Torneo (Sevilla), «el expediente académico no es un factor decisivo para conocer la inteligencia de una persona, pues hay personas con excelentes calificaciones académicas que pueden presentar problemas para relacionarse con otras o para manejar otras facetas de su vida. Por ejemplo, si echamos la vista atrás encontramos a varios genios que fracasaron en su etapa escolar como Albert Einstein, Picasso, Stephen Hawking… y esto se debe a que en el aula no se ha trabajado atendiendo a diferentes gustos, motivaciones e intereses los cuales son muy diferentes en cada sujeto».

Sin embargo, prosigue, «Howard Gardner, al proponer una visión polifacética de la inteligencia, aportó el método de las Inteligencias Múltiples». En él agrupó todas las capacidades que tenemos en ocho categorías, que serían las siguientes:

Inteligencia lógico-matemática: compuesta por habilidades como clasificar, deducir, calcular, relación, resolución de problemas…

Inteligencia naturalista: capacidad para el cuidado del medio ambiente, el mundo natural, armonía con la naturaleza, seres vivos…

Inteligencia intrapersonal: hace referencia al reconocimiento de emociones propias, la capacidad de introspección.

Inteligencia interpersonal: facilidad para establecer relaciones sociales, empatizar e interactuar con los demás.

Inteligencia lingüística: se relaciona con la habilidad del uso del lenguaje oral y escrito, preguntas constantes, interés por letras y palabras…

Inteligencia visual-espacial: facilidad para la orientación y localización de objetos en el espacio, interés por las imágenes, planos, mapas, etc.

Inteligencia musical: capacidad para percibir melodías, ritmos, recordar y componer canciones con facilidad…

Las inteligencias múltiples en E.I.

«Cada niño/a tiene una forma particular de pensar, de ver el mundo y, por tanto, de aprender», asevera Orellana, quien explica que «a través de las inteligencias múltiples es posible ofrecer a cada menor diferentes herramientas y experiencias para potenciar el desarrollo de todas sus capacidades y favorecer así su desarrollo integral». A su juicio, «las personas implicadas en el proceso educativo de los niños y niñas de la etapa de educación infantil desempeñan un papel vital para detectar y potenciar al máximo cada una de las inteligencias».

Para entender esta teoría, prosigue esta maestra, «sería bueno hacer una autoobservación y ver en qué inteligencias destacamos, pues eso nos va a permitir trabajarlo de forma adecuada con los niño». Para que un aprendizaje sea significativo y funcional, explica Orellana, este debe conectar con los intereses de los más pequeños y estos aprendizajes pueden ser abordados a través de las distintas inteligencias.

Así explica esta maestra cómo una misma actividad engloba todas las inteligencias:

1) Por ejemplo, si trabajamos la familia en el aula de educación infantil a través de las distintas inteligencias, podemos contar el número de miembros, ordenarlos por edades, hacer una gráfica con el número de miembros de la familia de cada alumno y comparar (inteligencia matemática).

2) Hacemos un árbol genealógico donde iremos organizando las diferentes categorías (inteligencia visual-espacial).

3) Hablamos cada uno sobre nuestra familia, qué nos gusta hacer juntos, dónde hemos pasado el fin de semana (inteligencia lingüística).

4) Aprendemos una canción sobre la familia o la hacemos nosotros mismos con diferentes ritmos (musical).

5) Vemos que también forman parte de nuestra familia las mascotas que tenemos en casa y hablamos sobre las que tenemos cada uno y la importancia de su cuidado (naturalista).

6) Hablamos de cómo nos sentimos cuando estamos con la familia, cuando nos dan un beso o abrazo, cuando nos riñen,… al hablar de esto, cada uno hace una reflexión interior (inteligencia intrapersonal). Al compartir nuestras ideas y experiencias con los demás fomentamos la inteligencia interpersonal.

7) Bailamos la canción de la familia y hacemos una representación real del cuadro donde adoptemos las diferentes posturas (cinético-corporal).

Esto es un ejemplo de cómo trabajar a través de una misma temática las diferentes perspectivas, dando la posibilidad a cada niño/a de sentirse único e irrepetible.

¿Dónde destaca tu hijo?

Para detectar en qué tipo de inteligencia destacan los niños, continúa esta experta, «el instrumento que debemos usar es la observación, pues esta nos dará pistas sobre las ‘’inclinaciones’’ de cada uno. Por ejemplo, en el momento de patio podemos ver cómo un alumno recolecta plantas (naturalista), mientras otro busca un lugar escondido donde tener un momento de soledad y tranquilidad (intrapersonal). Otro alumno puede buscar a sus compañeros para llevar a cabo un determinado juego (interpersonal) y otro puede ordenar piedras según su tamaño (lógico-matemática)».

Así, concluye Orellana, «podemos contar con una amplia gama de materiales y recursos para trabajar a través de las inteligencias múltiples pero, sobre todo, lo más importante, es que lo que utilicemos favorezca la experimentación y la participación de los niños en las diferentes experiencias, pues ellos son los verdaderos protagonistas del proceso de enseñanza-aprendizaje».

Consejos para desarrollar en los niños las inteligencias múltiples

Como ya se ha dicho, según Gardner no existe una única inteligencia, sino ocho: la lingüística, la lógico-matemática, la visual-espacial, la musical, la corporal, la intrapersonal, la interpersonal y la naturalista. Aunque a todos los niños se le enseña a hablar, a leer y a escribir, hay algunos que gozan de una sensibilidad y una facilidad especial por el lenguaje, la lectura y la redacción. Incentivar la creatividad y las habilidades del futuro Nobel de Literatura comienza a través del juego, con lecturas interactivas y, a poder ser, siempre mejor en compañía.

Inteligencia lógica-matemática

Esta inteligencia trasciende del mero pensamiento matemático hacia el razonamiento inductivo y deductivo. Aparcar el álgebra y la trigonometría por unos momentos para dar paso a juegos de cartas y resolución de acertijos es unabuena manera de mejorar las habilidades de nuestro futuro ingeniero.

Inteligencia espacial

Muy propia de los arquitectos, que visualizan fácilmente imágenes y espacios y suelen tener una gran capacidad para orientarse incluso en sitios desconocidos. El montaje de puzles y maquetas, los juegos de ajedrez o de orientación en plena naturaleza ayudan a potenciar este tipo de inteligencia.

Inteligencia musical

Las personas que tienen muy desarrollada esta inteligencia gozan de una sensibilidad especial hacia el ritmo, los sonidos y las cadencias. Su pasión por la música casi roza la melomanía y son el alma de cualquier fiesta. Tocar un instrumento, cantar e incorporar la música al ocio cotidiano son el mejor modo de fomentar esta habilidad artística.

Inteligencia corporal-cinestésica

Los grandes deportistas, actores o bailarines tienen esta faceta muy desarrollada, la cual permite tener un amplio control del cuerpo que se traduce normalmente en un equilibrio perfecto y gran elasticidad. Se recomienda potenciar esta inteligencia múltiple mediante la práctica de actividades deportivas, el teatro o la danza.

Inteligencia naturalista

En ocasiones desconocemos por qué a algunos niños les gusta más o menos el contacto con la naturaleza, pues está íntimamente relacionado con el grado de desarrollo de esta inteligencia. Por regla general, son personas a las que les gustan las actividades al aire libre, que tienen grandes habilidades a la hora de distinguir animales y plantas y que, además, tiene facilidad para aplicar teorías científicas a escenarios reales. Ir al zoo, al jardín botánico, realizar excursiones a la sierra o actividades de jardinería mejora en gran medida esta capacidad.

Inteligencias intrapersonal e interpersonal

Implican el conocimiento de uno mismo (intrapersonal) y de los otros (interpersonal). Estas se desarrollan a nivel social, empático e individual. Aprender a relacionarse con los demás, ponerse en el lugar del otro (empatizar) y discurrir por uno mismo son algunas de las bases para fortalecer estas aptitudes en los niños.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario