Cultura TE PUEDE INTERESAR

12 rutas jacobeas para hacer el Camino de Santiago

Camino del Levante Sureste/iV.com

Algunas de las múltiples rutas alternativas con las que llegar hasta la Plaza del Obradoiro

Valencia, 26 de enero de 2019

Antonio Casañ.- La más popular es el Camino Francés, pero en los últimos años se han ido recuperando otras rutas jacobeas que hunden sus raíces en recorridos históricos y tradicionales cuyos orígenes se remontan a la época romana o fueron recorrido de comerciantes, pastores, nobles y caballeros. Presentamos hasta 12 recorridos distintos que conducen hasta las reliquias del Apóstol en Santiago de Compostela, que ya ha empezado la cuenta atrás para la celebración en 2021 del Año Jacobeo.

1. El Camino Francés.- Es la ruta jacobea por excelencia. Arranca en Roncesvalles y llega hasta Santiago de Compostela recorriendo 750 kilómetros. Los peregrinos comenzaron a transitar por el norte de España, no sin grandes dificultades, para llegar al fin del mundo medieval que eran por entonces los alrededores del cabo de Finisterre. El itinerario clásico del siglo XII, que se convertirá en el Camino Francés, se describe en la primera guía existente al uso, el Códice Calixtino. Actualmente es el itinerario más conocido, transitado y mejor acondicionado de todos.

2. Vía de la Plata.- La Vía de la Plata era una calzada romana que atravesaba la Península de Norte a sur por el oeste y que unía Emerita Augusta, la actual Mérida, con Asturica Augusta, Astorga. En concreto, la ruta peregrina enlaza el Golfo de Cádiz con la costa Cantábrica uniendo las comunidades de Andalucía, Extremadura, Castilla y León y Asturias. Un gran espacio geográfico repleto de parajes naturales y ciudades históricas. En Castilla y León, la Ruta Vía de la Plata penetra por las Sierras de Béjar, se adentra en la dehesa salmantina, atraviesa las capitales de Salamanca y Zamora, entrando en la Maragatería. La impronta romana se sucede a lo largo de la calzada, donde se conservan tramos empedrados del pavimento original y multitud de piedras miliares -columnas de cantería labrada de dos metros de altura, aproximadamente, donde figuran inscripciones que aluden al emperador y a las millas que separan la distancia del recorrido-.

3. Camino de Santiago desde Madrid.- Parte de la capital española y transita hasta el municipio leonés de Sahagún para engancharse al Camino Francés. Son 325 kilómetros, a los que habría que sumar otros tantos hasta Compostela, que configuran a su paso un conjunto artístico y natural de primer orden. El peregrino podrá recorrer en este itinerario tramos de calzada romana, superar la cumbre de la Fuenfría, emular a los segadores gallegos por las trochas que les conducían a los campos de labor de Castilla la Nueva y rendir pleitesía a la Virgen Peregrina de Sahagún. Esta ruta, que arranca en la Meseta Central, atraviesa la Sierra de Guadarrama y recorre la Meseta Septentrional, recorriendo las provincias de Segovia, Valladolid y León con enclaves de gran valor como Valsaín, Coca, Medina de Rioseco o Grajal de Campos.

4.Vía de Bayona.- Ese itinerario jacobeo une la ciudad francesa de Bayona con Burgos, y se incorpora desde allí al Camino Francés. Este trazado de 290 kilómetros fue uno de los primeros por los que discurrieron los primeros europeos llegados del Norte de los Pirineos y fue una senda habitual entre los siglos X y XII. Entra en la Península por Irún para recorrer el País Vasco y llegar a Castilla y León por Villanueva de Oca, desde donde se enfila la senda hasta la capital burgalesa.

5. Camino Mozárabe-Sanabrés.- Fue el itinerario seguido por Alfonso IX en la primavera de 1225 y el que siguió en 1506 Felipe el Hermoso para reunirse con Fernando el Católico en el pueblo zamorano de Remesal y ya en el siglo XVIII constan crónicas de peregrinos. Se trata, así, de una vieja vía de comunicación entre los reinos de León y Galicia que se convirtió en alternativa para la ruta jacobea por sus monasterios y la importancia de lugares que cobijan reliquias de santos y mártires. Este trazado va cobrando popularidad entre quienes viajan por la Ruta de la Plata y giran en Granja de Moreruela para encaminarse a Compostela. En este recorrido pausado, sin la masificación de otros itinerarios más tradicionales e históricos, se escalonan importantes monumentos religiosos y arquitectura popular.

6. Camino Vadiniense.- Las dificultades del terreno marca esta ruta a través de las montañas de Cantabria y León. La motivación de los peregrinos radicó en su origen en hacer una parada en el monasterio de San Martín de Toribio, hoy en día conocido como Santo Toribio de Liébana tras un último cambio de nombre relacionado con la presencia en el lugar de un monje que tanto tubo que ver en la declaración del Apóstol Santiago como patrón de España. Se trata de 540 kilómetros. En Castilla y León el itinerario transita por un rosario de pueblos que comparten el apellido «de la Reina» y se adentra en el Parque Natural de Picos de Europa.

7. Camino de la Lana.- Está directamente relacionado con uno de los trayectos comerciales más antiguos de la Península Ibérica. Tradicionalmente se iniciaba en la localidad conquense de Monteagudo de las Salinas para terminar en Burgos y desde allí tomar el Camino Francés, pero actualmente es utilizado por peregrinos procedentes de Alicante que optan por este trayecto para enlazar con la ciudad castellano y leonesa. Coincide en parte de su itinerario con el del conocido como Camino del Cid, la ruta que el legendario Rodrigo Díaz de Vivar tomó en su destierro ordenado por Alfonso VI desde tierras castellanas hasta Valencia. El peregrino se topa en la ruta con alicientes paisajísticos, culturales, artísticos y gastronómicos.

8. Camino portugués de la Vía de la PLata.- Se trata de una variante de la Vía de la Plata. Se inicia en Zamora y se adentra en Portugal hasta tierras gallegas. Un itinerario fraguado por comerciantes y viajeros que después fue utilizado por peregrinos. Recorre las comarcas de Alba y Aliste -un espacio de gran riqueza etnográfica- y le suceden bosques, tierras de cultivo y un suelo pizarroso que ha complicado la vida de una zona ya muy despoblada.

9. Camino de Levante y Sureste.- Esta ruta une el Mediterráneo con Santiago atravesando a su paso la Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, Madrid, Castilla y León y Galicia. Unos 1.100 kilómetros de recorrido que ya aparecían recogidos en una antigua guía de viajes escrita en 1546. Se adentra en Castilla y León por la abulense Venta Juradera de Toros, ubicada en el municipio de El Tiemblo -donde se encuentran los Toros de Guisando-. Recorre Ávila, Valladolid y Zamora, donde enlaza con la Vía de la Plata.

10. Camino del Salvador.- El origen de esta ruta se remonta a los peregrinos medievales que hacían ya fuera a la ida o a la vuelta de Compostela un desvío en el camino hasta Oviedo para visitar las reliquias de la Cámara Santa de la Catedral de San Salvador. De ahí que se hiciera popular el dicho de que «Quien va a Santiago y no va a San Salvador visita al criado y deja al señor». El recorrido une León y Oviedo (120 kilómetros) por una ruta que perdió popularidad por su dureza, así como por la entrada en servicio de la N-630 y la desaparición de conventos y hospitales que llegó con la desamortización de Mendizábal y que llevaron al olvido de esta ruta. Actualmente, es elegida cada vez por más peregrinos que encuentran en este camino bellos y particulares paisajes a través de tierras mineras.

Camino del Salvador

11. Camino Real de Invierno.- Este viejo camino surge a raíz de que los peregrinos quisieran evitar las penurias climatologías invernales, con cumbres cubiertas de nieve y abundantes lluvias que aumentaban el caudal de los ríos, que hace siglos carecían de puentes que salvaran sus aguas e impedían alcanzar Compostela. Esta ruta de 271 kilómetros parte de Ponferrada y sigue hacia Santiago por la comarca leonesa del Bierzo a través de las Médulas -declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco- por viejas calzadas romanas que se utilizaban para transportar oro del yacimiento. Penetra en tierras gallegas siguiendo los cauces de Miño y Sil hasta enlazar con el Camino Mozárabe-Sanabrés en Pontevedra. Otro punto a favor con el que contaba este trazado que discurre por paisajes espectaculares y lugares históricos era la protección, pues eran los caballeros templarios que habitaban en la zona quienes prestaban auxilio y protección al peregrino.

12. Camino de Besaya.- Esta ruta parte de Cantabria. La mayoría de peregrinos que llegaban a Compostela desde esta región procedían de provincias vascas y seguían sus pasos por las verdes fincas asturianas, pero hubo quienes quisieron cruzar a la Meseta y enlazar allí con el Camino Francésen busca de un recorrido más cómodo y seguro. La ruta más frecuentada era la que tras alcanzar el río Besaya continuaba junto a la ribera del Camesa y seguía por la orilla del Pisuerga en la provincia de Palencia, con paradas en el camino en villas como Aguilar de Campoo o Carrión de los Condes, donde el trazado se funde con el popular Camino Francés. En total son 224 kilómetros hasta conectar con esta ruta.

print

1 Comment

Haga clic aquí para publicar un comentario

  • Buenos dias, os ha dicho alguien que vuestro blog puede ser adictivo ? estoy preocupada, desde que os recibo no puedo parar de mirar todas vuestras sugerencias y estoy muy feliz cuando recibo uno más, sois lo mejor en español, me encata vuestra presentación y el curre que hay detrás. Un beso y abrazos, MUCHAS GRACIAS POR VUESTRO TRABAJO, nos alegrais la vida.

    Saludos