Educacion

La necesidad de las rutinas diarias en los niños para su adecuado aprendizaje y desarrollo

Niños en el recreo/DdeN

Las conclusiones de una investigación de la UCV que están recogidas en la Tesis Doctoral de la profesora Catalina Patricia Morales

Valencia, 15 de enero de 2019

A.Casañ.-  Una investigación de la Facultad de Psicología de la Universidad Católica de Valencia (UCV) subraya la necesidad de fomentar la participación de los niños en las rutinas diarias -tanto en el contexto escolar, familiar como en la comunidad- “ya que ofrecen oportunidades para que los niños practiquen y adquieran habilidades y con ello se fomenta su aprendizaje y adecuado desarrollo”.

Las conclusiones están recogidas en la Tesis Doctoral de la profesora de la UCV, Catalina Patricia Morales, titulada «Estudio del engagement en el contexto educativo y su influencia en el desarrollo del niño de Educación Infantil».

Así, Morales ha partido de los hallazgos de investigaciones previas sobre el desarrollo cerebral para corroborar que “los profesionales en educación infantil son cada vez más conscientes de la relevancia de la implicación de los niños en las actividades del aula para promover su desarrollo óptimo. Esta concienciación ha tenido un impacto en las prácticas de las escuelas y en la formación del profesorado”, ha añadido.

En este sentido, “los docentes y los estándares de calidad están avanzando y fomentando prácticas educativas adecuadas para el desarrollo de los niños, que se ajustan cada vez más a sus características individuales y buscan mejorar su implicación en las actividades del aula”.

Las prácticas educativas recomendadas -según recoge esta investigadora de la UCV- enfatizan la importancia de la organización de los entornos físicos y temporales, de los procesos de interacción entre los docentes y los niños, la colaboración con las familias y la comunidad, y la planificación de actividades de carácter lúdico, interesantes, que reten a los niños y basadas en la experimentación y manipulación. También se recomienda la individualización de los apoyos para todos los niños y niveles de competencia, incluyendo los niños con necesidades educativas especiales.

Entre los resultados más relevantes de esta investigación, se ha observado que durante el juego libre por rincones y en el patio los niños exhiben niveles de implicación complejos tales como la resolución de problemas, el juego socio-dramático y habla simbólica. Por otro lado, durante las rutinas más estructuradas y de instrucción directa, los niños muestran comportamientos más pasivos y en los rangos medios de implicación como el prestar atención o seguir instrucciones.

Asimismo, se ha encontrado una relación positiva y estadísticamente significativa entre el tiempo dedicado al juego libre por rincones y la calidad del entorno educativo (tanto a nivel global como el estilo de enseñanza docente). Finalmente, y al considerar las características individuales de los niños, los resultados han indicado que el desarrollo emocional de los niños se relaciona con los niveles de complejidad de implicación en las actividades de educación infantil, siendo las dificultades emocionales un mediador en la relación entre el nivel de desarrollo y el nivel de complejidad de la implicación de los niños.

Por todo ello, las conclusiones de esta investigación apuntan a la importancia del aprendizaje lúdico y de la experimentación como la metodología para promover la implicación de los niños y el alcance de los objetivos en la etapa de educación infantil. Asimismo, sugiere la necesidad de considerar al «niño completo» y sus necesidades madurativas al planificar las actividades del aula. “De tal manera se contribuirá no solo a la adquisición de competencias relacionadas con la iniciación a la lectoescritura y matemáticas, sino también al desarrollo de todas las áreas, incluyendo el desarrollo socioemocional y cognitivo”.

Este trabajo, dirigido por María Dolores Grau Sevilla de la Facultad de Psicología de la UCV y Robin McWilliam, de la Facultad de Educación de la Universidad de Alabama, Estados Unidos, se integra en el en el Campus Capacitas y en el equipo de investigación de «Factores de Riesgo y Protección en Discapacidad y Psicopatología» de la UCV, que contempla el estudio de los niños en edades de atención temprana y el fomento de prácticas inclusivas “que potencien el desarrollo óptimo de todos los niños sin importar su nivel de funcionamiento”, ha señalado Morales.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario