Educacion UNIVERSIDAD

Gran Canciller: “Nuestra Universidad recoge la llamada del Papa, que es sencillamente el mandato de Jesucristo ´Id y haced discípulos`”

Cadenal Arzobispo Antonio Cañizares, Gran Canciller de la UCV/Arch.

El cardenal arzobispo Antonio Cañizares preside el acto académico de la UCV por santo Tomás de Aquino

Valencia, 31 de enero de 2019

Antonio Casañ/UCV.- La Universidad Católica de Valencia (UCV) ha conmemorado la festividad de santo Tomás de Aquino -patrono de las escuelas católicas, de las universidades y de la educación- con una misa y un acto académico presididos por el Gran Canciller, el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares.

El Cardenal ha aludido a su reciente participación en la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá para trasladar a la comunidad universitaria la apelación del Santo Padre “a una nueva evangelización, a cambiar este mundo nuestro y hacer posible una humanidad nueva. Nuestra Universidad recoge esta llamada del Papa, que es sencillamente el mandato de Jesucristo: ´Id y haced discípulos`. Esta universidad hace discípulos del Señor”.

En consonancia con la visión papal, el pastor de la iglesia valenciana ha instado a “cambiar nuestros criterios. Los criterios del mundo son el poder y la eficacia. El Papa nos dice una y otra vez que miremos a los pobres. Ésta es la verdadera sabiduría, la de la cruz, que también aprendió y enseñó santo Tomas de Aquino”.

De este santo ha asegurado el Cardenal en su homilía que “marcó el fin fundamental de la existencia humana: no se puede vivir de un modo mediocre según una ética minimalista, sino conforme a la verdad del hombre que es ser imagen y semejanza de Dios, tal y como Dios lo creó, lo quiso y lo redimió. Aquí radica la verdad del hombre donde se asienta la verdadera civilización y la auténtica antropología, que se encuentra en nuestra universidad”.

Acto académico de la UCV con motivo de santo Tomás de Aquino/Arch/UCV

 

Por todo ello, “nuestra Universidad, si quiere ser fiel a lo que ella es, necesita volver a Tomás de Aquino, para encontrarnos y fundamentarnos en la síntesis que creó en su formulación de la relación entre la fe y la razón. Dios en todo. Fe y razón van de la mano”, ha indicado.

“Es un maestro que sigue siendo actual, y nos impulsa a ser verdaderos evangelizadores del pensamiento en nuestra Universidad. Un pensamiento nuevo donde no se contraponga fe y razón y no se olvide la realidad de Dios y del hombre; al contrario, donde se encuentre esa verdad de Dios y el hombre que haga posible una humanidad nueva hecha de hombres nuevos”, ha añadido.

Pagán: “Debemos ser luz de la verdad, especialmente con los jóvenes”

En el acto académico, que se ha desarrollado en el campus de Valencia-Santa Úrsula, han participado el rector, José Manuel Pagán; el vicecanciller, Esteban Escudero; y miembros del consejo de gobierno, profesores, estudiantes y personal de administración y servicios. Durante la sesión se han impuesto los birretes a los nuevos doctores, la medalla a los profesores que se han incorporado al claustro docente y las distinciones a quienes llevan 15 y 25 años de trabajo en la casa y a los que se jubilan este año.

En su intervención, Pagán se ha detenido en los retos de la UCV, entre los que ha destacado “ser luz de la verdad, de manera especial con los jóvenes que vienen a nuestra Universidad”, pero también “con la sociedad que nos rodea y a la que nos debemos”; una llamada que “nos impulsa a poner al servicio de la Diócesis y de la sociedad en general nuestros bienes intelectuales y materiales”.

Así, el Rector se ha referido a la colaboración de la UCV en la formación permanente de los profesores de Colegios Diocesanos y Escuelas Católicas, centros de la administración y también a los padres, tarea en la que se cuenta, especialmente, con el Instituto de Ciencias de la Vida con su Observatorio de Bioética, la Sección Española del Instituto Pontificio Juan Pablo II para Ciencias del Matrimonio y la Familia” y el “Foro de encuentro”, en cuyo diseño trabaja la Facultad de Filosofía.

En este compromiso con la sociedad se enmarca también el Grado sobre Desarrollo Sostenible, Paz y Cooperación Internacional, un título que “busca servir al hombre” y que considera la educación superior “como motor de cambio” y “medio más importante para que los jóvenes sean copartícipes y asuman esa responsabilidad hacia la casa común que Dios nos ha confiado”.

Por otro lado, Pagán ha anunciado la próxima presentación del Plan Estratégico “una oportunidad para reafirmarnos en nuestro ser y misión: Universidad Católica, verdaderamente universidad y verdaderamente católica”. Igualmente, se ha referido al desarrollo de sendas oficinas de Apoyo a la Investigación y de Proyectos Internacionales y a los avances en el diseño de la carrera profesional para el PDI, entre otras medidas de apoyo a la investigación.

En materia de infraestructuras, Pagán ha anticipado que en las próximas semanas serán bendecidas las instalaciones del Hospital Virtual y del Centro Médico de Alto Rendimiento Deportivo y se presentará el proyecto de nuevo campus.

Toda esta actividad, sin embargo, “no debe hacernos perder de vista lo principal, más bien debe ayudarnos a conseguirlo: nuestra Universidad debe ser una realidad donde los jóvenes puedan no solo formarse profesionalmente sino crecer como personas. Debemos aspirar a transformar la vida de nuestros jóvenes haciéndoles hombres y mujeres nuevos. Ellos son el ‘ahora’ que decía el papa Francisco en la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá”, ha asegurado el rector.

“San Vicente Ferrer transmite una doctrina de salvación, no un saber especulativo”

La lección magistral ha corrido a cargo del dominico Alfonso Esponera, profesor de la Facultad de Teología San Vicente Ferrer de Valencia y de su Instituto Superior de Ciencias Religiosas, quien ha analizado la figura de santo Tomás de Aquino en la vida, escritos y sermones de san Vicente Ferrer.

En relación a las piezas vicentinas que ha presentado, Esponera ha reconocido que su interés no radica “en una originalidad que quizá no se le puede atribuir, sino por la amplitud y la seguridad en sus contenidos doctrinales así como en sus aplicaciones a la vida práctica inclusive partiendo de la vida y obra de Santo Tomás”.

Y es que san Vicente, en opinión de este experto, “ante esa sociedad cristiana que considera que ha perdido su vitalidad interna es predicador evangélico, profeta de Jesucristo que por la fuerza misma de la Verdad divina que predica quiere alcanzar una conversión de las personas, una renovación de los ministerios y de las instituciones -eclesiales o no- y así sea una sociedad más cristiana, más espiritual y más armónica”.

Por todo ello, el santo valenciano “fue un predicador evangélico -hasta un profeta- que transmite una doctrina de salvación, no un saber especulativo. Fue un predicador que iluminó la vida y dejó interpelar por esa vida el mensaje salvífico que quería transmitir”, ha asegurado Esponera.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario