Educacion SOLILOQUIOS DE UN JAMELGO

COMPAÑEROS, DEBATAMOS SOBRE PROGRAMACIONES.

El Jamelgo-
Desde la “Comunidad de la Cosa”- de los colectivos menos corporativistas y más politizados del orbe – deberíamos empezar a ponernos las pilas para mejorar el “asunto” desde dentro y no esperar a que nos llueva cual maná celestial del despacho del político de turno – que son efímeros, tanto o más, como el dedazo que los coloca en su poltrona -. Proponer, decir, medir, probar, argumentar, conectar, recomendar y pelear… ante obedecer, someterse o temer.
Esto viene porque empieza el baile del 18/19 al que estamos todos invitados; y la primera pieza la bailamos con una de las más feas: las programaciones. Pantagruélicos ejemplos de la nada, cometiempos vacuos y apenas útiles dados los niveles de complejidad que han alcanzado (posiblemente más que muchos másteres de los que ellos -los de la poltrona- presumen).
Una programación en una asignatura es, evidentemente, necesaria; y es fundamental que sea sencilla, inteligible, abierta y amoldable; con objetivos pocos y claros, con puertas y ventanas abiertas para acoplarla a cómo están los alumnos en cada momento; con la suficiente claridad para darte la posibilidad de hacerla pública (o una parte de ella) a padres y estudiantes, y que la entiendan y les sirva a ellos también como una herramienta de aprendizaje más. Quizá sea simplificar demasiado el tema -y puede que me lluevan a diestro y a siniestro; no pasa nada, estamos acostumbrados y las espaldas son anchas -, pero yo prefiero algo tan sencillo como unos ¿qué enseño?, ¿cómo lo enseño?, ¿cuándo lo enseño?; y para ellos (los cachorros) unos ¿qué aprendo?, ¿cómo lo aplico?
Bien aplicados, me sobra.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter