Educacion

LA LOCURA DE LOS EXÁMENES DE RECUPERACIÓN EN JUNIO

Hace unos días, navegando por las redes, me tope con la reflexión de una «madre desesperada» (precisamente así se llama el blog que publica en el diario El Mundo) acerca del caos que está suponiendo  en los centros educativos madrileños la decisión de pasar la evaluación extraordinaria del alumnado que no ha superado el curso escolar (lo que antes era la convocatoria de septiembre) a los últimos días de junio (tal y como se lleva haciendo desde hace años en otras comunidades como, por ejemplo, en la que trabaja el humilde servidor que escribe este artículo).

Ana del Barrio (ese es su nombre) expone su opinión al respecto:

– «Desconozco quién ha sido el iluminado y en qué despacho se ha fraguado la medida. Ignoro quién ha sido el gurú educativo que ha decidido suprimir los exámenes de septiembre y poner patas arriba los colegios e institutos madrileños durante el mes de junio».

– «El caos reina en este fin de curso. Los exámenes finales terminaron el 1 de junio y los centros educativos no saben qué hacer con los alumnos que han aprobado».

– «En algunos institutos han alegado que no tenían medios y han mandado a casa durante todo el mes de junio a los buenos alumnos que aprobaron todas las asignaturas, para desesperación de sus padres».

– «En el resto de colegios se ha optado por que los alumnos vayan a clase planificando actividades alternativas como talleres culturales, películas, excursiones, visitas a comedores sociales… Sin embargo, se nota que son parches provisionales y que no ha habido tiempo para elaborar un proyecto serio y que los alumnos aprovechen realmente el tiempo».

– «Mientras tanto, los profesores son los otros damnificados. Desde principio de curso han estado agobiados con esta medida porque han tenido 15 días menos para impartir la misma materia. De hecho, el tercer trimestre ha sido visto y no visto con apenas tiempo para afianzar los conocimientos».

Y acaba dando un toque de atención a «quien corresponda»:

– «Señores de la Consejería de Educación de Madrid, recapaciten. ¿Han pisado las aulas? ¿Por qué no se dan una vuelta por los institutos para ver lo que está pasando? Lo único que les pido a los responsables educativos es un poco de seriedad. Retiren la medida y, si no lo van a hacer, al menos den instrucciones claras a los centros y planifiquen actividades interesantes para que el alumno que ha aprobado no vaya al colegio a ver películas. Por favor, dejen de jugar con la educación de nuestros hijos».

Más claro, agua.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario