Educacion SOLILOQUIOS DE UN JAMELGO

ALGO HUELE A PODRIDO EN…LAS AMPAs

El Jamelgo-

“No tiene por qué ser, pero sí que lo parece”, decía el poeta “coñón”. Algo huele a podrido en algunas AMPAs.  España es el país del Lazarillo, del Burlón, del trilero, de la picaresca metida en el ADN…sobre todo si hay parné de por medio. “No tiene por qué ser, pero…”  alguien ha levantado la liebre en Torrelodones (no diremos el centro, no es nuestro estilo, aunque es fácilmente comprobable) de adónde han ido a parar las subvenciones municipales al AMPA de un colegio de dicha localidad madrileña: 121.540 euros en los seis últimos años (hablamos de más de 20 millones de las antiguas pesetas, lo del empleo del dinero público es para hacérselo mirar) para excursiones, actividades educativas y material.

Hasta ahora nada raro, la cosa empieza a nublarse cuando descubren que 90.789 de esos fondos han sido transferidos a la misma empresa (cuyo nombre conocemos pero nos abstenemos de nombrar), más de siete euros de cada diez recibidos. Y los nubarrones se hacen más negros cuando un grupo de padres se da cuenta de que la administradora de la empresa en cuestión es la presidenta del AMPA (cuyo nombre, ni siquiera iniciales, vamos a publicar). El gobierno local ya está auditando el caso.

Aunque señalamos que la norma general es el trabajo desinteresado, la limpieza y la honestidad. Por ellos reclamamos el control exhaustivo de estas y de todos los engranajes del mundo de la educación, puesto que tenemos muy poca pasta y hay que saber gastarla acertadamente para que revierta en una mejor formación de los chicos.

El mundo educativo, nos referimos en general,  es tan proclive al pasteleo -o más- como cualquier otro (editoriales, cursillos, subvenciones, engorde de facturas, favores encubiertos y devueltos…). La honestidad y la credibilidad está clamando  meter el tajo para sanear la herida que supura pus desde hace ya demasiados años.  Ahí lo dejamos.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter