El Arte de Escribir

CONCISION, SENCILLEZ, NATURALIDAD

CONCISION, SENCILLEZ, NATURALIDAD

“La falta de concisión -según Albalat- es el defecto general de los que empiezan a escribir… La concisión es cuestión de trabajo. Es preciso limpiar el estilo, cribarlo, pasarlo por el tamiz, quitarle la paja, clarificarlo, petrificado y endurecerlo hasta que desaparezcan las virutas, hasta que la fundición carezca de rebabas y se hayan tirado todas las escorias… ,o En una palabra, que no se pueda decir más concisamente lo que hayamos dicho.”

. “Lo que es preciso evitar –dice más adelante el autor citado– es lo superfluo, la verborrea, el añadido de ideas secundarias que no añaden nada a la idea matriz, sino que más bien la debilitan.”

No se crea, por lo dicho hasta aquí, que escribir conciso equivale • a «escribir corto», -según expresión tópica en el periodismo.

Literariamente, no hay trabajos cortos ni largos, sino bien o mal escritos.

Ni tampoco significa la concisión que sea preciso cortar las alas a la fantasía ni a la imaginación, renunciando al color o a la magia de las palabras. No; cuando la fantasía pide vuelo hay que dejada elevarse. Pero no se confunda el vuelo sereno y majestuoso del águila con el revoloteo del murciélago.

«No se olvide -escribe Albalat-que las frases están hechas las unas para las otras y que es su encadenamiento apretado el que origina una de las bellezas generales del estilo. Que las frases no parezc’an injertadas, sino engendradas; no ficticiamente yuxtapuestas, sino lógicamente deducidas,»

SENCILLEZ y NATURALIDAD son otras dos condiciones o cualidades necesarias del buen estilo. Y se refieren tanto a la construcción, a la composición de lo que escribimos, como a las palabras que empleamos. Sencillez, es decir, huir de lo enrevesado, de lo artificioso, de lo complicado, de lo «barroco», en suma. Naturalidad, o sea, no escribir de un modo conceptuoso, sino decir naturalmente lo natural.

La sencillez del estilo podríamos definida acudiendo “su contrario lo enrevesado. Ser sencillo no es tan fácil como pudiera creerse. Por vanidad tendemos a distinguimos de los demás. El escritor vanidoso casi nunca es sencillo en su expresión. La sencillez –se ha dicho- es el sello de ‘la verdad.

El hombre sencillo se expresa con naturalidad, de la cual hemos dicho -metiendo a conciencia lo definido en la definición-e- que consiste en decir naturalmente lo natural. Lo que significa que hay que procurar adaptar el estilo –la forma- al fondo. Escribir naturalmente es procurar que las palabras y las frases sean las propias, las que el tema

 

print
Comentarios

Buenos días


La educación es un ornamento en la prosperidad y un refugio en la adversidad. (Aristóteles)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter